Más de 33 mil 400 mujeres de la provincia de Sancti Spíritus laboran en el sector cooperativo y campesino, una cifra equivalente a casi el 40 por ciento de los trabajadores de la Dirección de la Agricultura y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños de la región.

Suleidy Pérez del Sol, funcionaria de la Dirección Provincial de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), dijo a la ACN que mil 287 féminas son propietarias de tierras, un logro que ha sido posible gracias a las medidas impulsadas por la Revolución cubana desde sus inicios.

mujeres-cafe--350x276

Pérez del Sol reconoció la presencia femenina en juntas directivas, lo que sobrepasa el 45 por ciento, y señaló, además, que casi una veintena se desempeñan como presidentas de cooperativas, dedicadas principalmente a la rama ganadera y de cultivos varios. La FMC ha tenido un papel activo en la incorporación de la mujer en el campo, al potenciar la implementación de estrategias de género, señaló la directiva. Reiteró que conforme a las leyes de Cuba, las cuales defienden la igualdad de las féminas, se ejecutan programas destinados a proteger e incentivar derechos y oportunidades de las mujeres en los contextos agrícolas, en aras de “romper” estigmas en este sentido y alcanzar la igualdad social que pretende el sistema socialista del país. Rosa Dorta, una mujer de 50 años y obrera de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Juan González, de Cabaiguán, dijo que comenzó a trabajar en la tierra este 2015 a causa de la motivación del personal de esa entidad. Yo anteriormente era ama de casa y ahora lo mismo siembro que recojo hortalizas, confesó Dorta, quien añadió que para ella ha sido importante considerarse útil. En tanto, María Susana Limón, refirió que siendo almacenera de un taller de piezas de repuesto de la “Juan González”, hace también otras labores con las cuales se siente contenta, como ensartar o despalillar las hojas de tabaco y conformar cujes. Michel Sánchez, vicepresidente de la CPA cabaiguanense, apuntó que desde hace tres años el organismo ha tratado de incrementar los resultados económicos, y por eso comenzaron a incorporar a las mujeres en los quehaceres productivos. Nos dimos cuenta que no habíamos aprovechado sus potencialidades y que eran necesarias y capaces, afirmó Sánchez, el cual manifestó que gracias al esfuerzo de todos los trabajadores, la cooperativa ha recuperado en tres años más de 200 hectáreas perdidas por marabú.

No hay comentarios