f0034211
El ac­tual Niño debe mantener su rango de fuerte hasta febrero para luego comenzar a declinar de forma gradual. Foto: Juvenal balán

Sus principales consecuencias se sentirán en los próximos meses, de ahí la importancia de estar preparados para atenuar las afectaciones del ENOS en Cuba.

Los meses de enero, febrero y marzo, y qui­zá hasta abril, tienen una alta probabilidad de ser lluviosos e incluso tormentosos, término que indica la posibilidad de ocurrencia de brotes de tiempo severo asociados al avance de líneas de tormentas eléctricas vinculadas al paso de los sistemas frontales.

Así lo manifestó a Granma el doctor Ra­món Pérez Suárez, especialista del Centro del Clima del Instituto de Meteorología, y un acucioso investigador del evento El Ni­ño/Os­ci­lación del Sur (ENOS), cuyo desarrollo en el oceáno Pacífico ecuatorial ha generado notables impactos en varias regiones del planeta, como son las precipitaciones intensas e inundaciones de suma consideración en países de América del Sur, y sequías severas en In­do­nesia, sur de África y otras áreas geográficas.

En el caso particular de Cuba, subrayó, la presencia de ese complejo proceso de interacción oceáno-atmósfera contribuyó en primer lugar a que el 2015 fuera el más cálido desde 1951 (vale resaltar que de los 15 años más ca­lurosos en nuestro país, diez se correspondieron con ENOS de diferentes intensidades), mien­tras el bimestre noviembre-diciembre ha sido más lluvioso de lo normal, principalmente en el occidente y centro.

Como señala el doctor Ramón Pérez, el ac­tual Niño debe mantener su rango de fuerte hasta febrero para luego comenzar a declinar de forma gradual. Sin embargo, una vez que alcanzó esa categoría ocasionó cambios temporales en la circulación atmosférica, capaces de generar variaciones en los climas regionales que perdurarán por más tiempo y nuestro país no es una excepción.

Por eso sentiremos los principales efectos en los próximos meses, de ahí la importancia de estar preparados para atenuar las afectaciones del ENOS en Cuba, y prestar atención a las informaciones que emita el Instituto de Me­teorología en las siguientes semanas.

Tomado de: Granma.

No hay comentarios