Espirituana integrante del grupo califica el viaje hasta El Salvador, el tránsito por Guatemala y la llegada a México como un proceso ordenado, rápido y tranquilo

Migrantes-cubanos-Efe1

Un grupo de 180 migrantes que arribó este miércoles desde Centroamérica a la frontera sur mexicana recibió ya sus documentos que les permiten continuar viaje hacia Estados Unidos.

Fue un proceso ordenado, rápido, tranquilo, afirmó permiso en manoGrisel Suárez Clavo, originaria de Sancti Spiritus, en el centro-sur de Cuba, donde ejercía como entrenadora tras licenciarse en Cultura Física y Deportes.

Sus aseveraciones a Prensa Latina coincidieron con fuentes consultadas del Instituto Nacional de Migración (INAMI) destacados en Tapachula, estado de Chiapas, para atender la contingencia.

La migrante cubana relató vía telefónica que el transporte en avión desde Costa Rica a El Salvador fue “un abrir y cerrar de ojos” y comentó que luego el traspaso en los puntos fronterizos desde territorio salvadoreño hasta Guatemala y México resultó “tranquilo”.

Fueron unas 12 horas en buses desde El Salvador y Guatemala hasta la frontera mexicana, donde tuvimos chequeo médico e incluso nos vacunaron antes de entregarnos el permiso para estar por 20 días hasta llegar a la frontera de Estados Unidos, apuntó.

Suárez dijo que en Tapachula hay refugios por un día para los migrantes, pero ella, quien viaja sola, decidió continuar camino al norte, donde hoy predominan las bajas temperaturas.

“De ahora en adelante vamos por nuestra cuenta”, agregó y acotó que los “recursos ya no son muchos”.

Su viaje hasta aquí resulta un programa piloto adoptado entre Costa Rica, El Salvador, Guatemala y México, cuyos resultados serán evaluados para decidir si es este o no el camino para solucionar la situación de casi ocho mil migrantes cubanos que permanecen sobre todo en Costa Rica y Panamá.

Autorizado el ingreso al país, el INAMI otorgó a los migrantes de la isla un documento provisional de visitante que, según la ley nacional, otorga un plazo de 20 días para que puedan permanecer en territorio mexicano y tras su término salir de él, indicó un documento del instituto.

Añade el pronunciamiento que el Documento Provisional por Razones Humanitarias es de carácter gratuito; es decir, no implica ningún costo para quienes lo reciben.

La medida establecida es una solución de carácter temporal, cuyo objeto es privilegiar un flujo ordenado de migrantes, en una circunstancia extraordinaria, sin que se violente el marco legal, enfatiza.

No es la primera ocasión en la que el gobierno mexicano instrumenta una solución de este tipo, como sucediera en 2010 con el permiso que se otorgó a nacionales haitianos afectados por el terremoto que devastó Puerto Príncipe, indica el INAMI.

Costa Rica buscará ayuda internacional para viaje de cubanos

Costa Rica informó este miércoles que acudirá a las organizaciones internacionales para ayudar a costear el viaje por Centroamérica de muchos cubanos en su frontera desde noviembre, con intención de llegar a Estados Unidos.

La directora de Migración y Extranjería, Kathya Rodríguez, dijo que la semana próxima su despacho censará a quienes carecen de los fondos para pagar el paquete de traslado.

El viaje cuesta entre 555 y 570 dólares para los adultos y 350 para los niños porque incluye la transportación, alimentos, impuestos de entrada y salida de cada país, más un seguro médico.

Los cubanos saldrán de Costa Rica en un vuelo chárter a El Salvador, donde luego abordarán un autobús hasta Guatemala, continuarán a la frontera con México y por último cruzarán por tierra hacia la nación norteña.

En la noche del martes partió el primer grupo de 180 caribeños mediante esa iniciativa, desde esta mañana transitan por suelo guatemalteco y deben arribar a la frontera mexicana en la tarde de hoy.

Si el plan concluye con éxito, entonces lo realizarán gradualmente otros siete mil 622 que aun están albergados en territorio costarricense con igual propósito.

Esas personas emprendieron el recorrido alentados por políticas de Estados Unidos como la de pies secos, pies mojados, el Programa Parole para estimular la deserción de médicos y la Ley de Ajuste Cubano, entre otras, que incitan a la emigración irregular.

Tales disposiciones desentonan con los acuerdos adoptados entre La Habana y Washington sobre la materia, e ilustran el uso de ese tema como método de desestabilización contra la isla, además de los riesgos que suponen este tipo de desplazamientos, a expensas de mafias y contrabandistas. Cuba aboga por el cese de esas prerrogativas precisamente porque incentivan la emigración ilegal, insegura y desordenada.

No hay comentarios