Farmacia
Aunque persisten las faltas de algunos fármacos, para este año se espera una situación más favorable en su comercialización. (Foto Reidel Gallo/Escambray)

Aunque esta semana todavía persiste la falta de algunos medicamentos en las farmacias de la provincia, durante los últimos meses ha comenzado a estabilizarse su cobertura y para este año se pronostica una mejoría en ese imprescindible suministro al existir superior aseguramiento de las materias primas para los de fabricación nacional y las contrataciones pertinentes en el caso de los fármacos importados, según aseguró a Escambray Ana Ibis Zaila, directora de la empresa comercializadora de estos productos (Encomed).


En estos momentos aparece registrada la ausencia de 25, entre ellos Lamotrigina, un importante antiepiléptico; ansiolíticos muy empleados como el Clordiazepóxido y Diazepán; la leche maternizada, utilizada en los neonatos de cero a tres meses cuyas madres no pueden lactar; y el Factor de Transferencia para las deficiencias inmunológicas.
Durante el 2015 se mantuvo insatisfecha la demanda y una considerable inestabilidad en el abasto de medicamentos en Sancti Spíritus, con un promedio de casi 40 faltas semanales en la red de boticas del territorio y unas 25 en sus hospitales.
Esta inestabilidad afectó en menor medida a los pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles, quienes reciben sus medicinas por la tarjeta control (tarjetón) y sintieron la escasez, por ejemplo, de Clopidogrel, Nitrosorbide y Aspirina de 125 milígramos, utilizadas en el tratamiento de las cardiopatías; de Clonazepán, empleada en padecimientos psiquiátricos y neurológicos, y de Alopurinol, para tratar la gota, entre otras. En el caso de los enfermos con el VIH-Sida presentaron una mínima afectación con los antirretrovirales, a la cual se le buscó solución con otras opciones.
Pero también en no pocas ocasiones se ausentaron de la red de farmacias productos de alta demanda y de suma importancia para diversos tratamientos: desde anticonceptivos orales y tirillas para glucómetros, hasta Dipirona, Tramador, Ranitidina y diversas cremas de uso dermatológico, entre otros.
María Isabel Montejo, especialista principal del Departamento Comercial de la Empresa Provincial de Farmacias y Ópticas, argumentó a esta publicación que entre las causas fundamentales de esta situación se encontraban la falta de materias primas, irregularidades en los contratos para la importación y problemas tecnológicos puntuales.
“Utilizamos varias estrategias para paliar estas circunstancias: aunque todavía insuficiente, rescatamos el contacto directo entre los farmacéuticos y los médicos para que estos conocieran las existencias reales de medicamentos y pudieran definir sus tratamientos en base a ello; trabajamos en la localización de los fármacos, un derecho que el paciente debe exigir al dependiente; contamos con los centros de información en las farmacias principales municipales, que conocen las existencias reales en cada momento; y disponemos de medicinas naturales como alternativas para tratar diferentes patologías”, detalló la especialista.
Por su parte, Encomed —que distribuye en ocho hospitales, 23 policlínicos, 138 farmacias, 135 bodegas y otras 64 entidades—, cuenta con un sistema de nivelación que contribuye a cubrir en lo posible la falta de algunos fármacos a través de un sistema automático, el cual permite visualizar las existencias en el país, solicitarlos y distribuirlos donde se necesiten.

Tomado de: Escambray

No hay comentarios