foto anap
Rafael Santiesteban Pozo, presidente de la ANAP a nivel nacional enfatizó en la importancia de obtener mayores aportes a la economía nacional en el contexto actual que vive el país.

La constitución de las organizaciones de base de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) de Cuba es un proceso que se lleva a cabo en todo el país con el objetivo de fortalecer el sentido de pertenencia y compromiso de los cooperativistas para elevar la producción.

La Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) “Ángel Montejo” ya se prepara para constituir su organización de base de la ANAP el próximo 19 de enero; experiencia que se extenderá a todas las cooperativas de Sancti Spíritus, central provincia de Cuba. Esta transformación estructural independiza la misión político- ideológica de las labores administrativas.
En la asamblea de aprobación del reglamento interno, el presidente de la organización campesina a nivel nacional Rafael Santiesteban Pozo explicó que el cambio está dado a partir de la necesidad de los cooperativitas de tener líderes que se concentren en la actividad comunitaria.
“De esta manera continuarán mejorando los insumos, los recursos, la maquinaria y la tecnología; todo hacia el objetivo final que se persigue: el incremento de la producción, la eficiencia y del aporte en cada uno de los renglones”, explicó el dirigente.
Este constituye uno de los acuerdos derivados del onceno congreso de la ANAP, que da solución al problema de la reincorporación de jubilados y de agricultores de tierras en usufructo a la asociación. “Debemos ampararnos en el ejemplo de aquellos que dieron el paso al frente en los primeros años de la Revolución. Pretendemos que todos se sientan representados puesto que así ganaremos en unidad y sentido de pertenencia”, puntualizó.
Cinco miembros compondrán la junta directiva: un presidente, un organizador político- ideológico, un activista comunitario y dos vocales encargados de apoyar las tareas de la organización de base. Las principales acciones se encaminarán al fortalecimiento de las brigadas juveniles campesinas y de mujeres rurales y a los círculos de interés de la cooperativa.
Esta variante aboga por el óptimo aprovechamiento de la tierra desde un mayor protagonismo de sus asociados en las labores comunitarias.

No hay comentarios