FOTO ENRIQUE VILLEGASEste 25 de enero conmemoramos el aniversario 58 de la caída en combate del joven líder revolucionario Enrique Villegas Martínez, primer mártir espirituano de la lucha guerrillera en el Escambray.

Al mes exacto de abrazar la vida insurreccional en campaña en las montañas del centro de Cuba, fuerzas del ejército de la tiranía batistiana sorprendieron con fuego de fusiles a aquel impetuoso combatiente, al que remataron herido e indefenso en el suelo.

Aquel desigual e inesperado combate ocurrió cuando el audaz combatiente cuando cumplía la peligrosa misión de trasladar más de 12000 balas y medicinas, en la zona de El Naranjo, cerca del poblado de Guinía de Miranda. Caía así el ya Capitán del Ejército Rebelde Enrique Villegas Martínez, ascendido póstumamente al grado de Comandante, hombre noble muy querido por la población espirituana, especialmente por su esposa y su pequeña hija.

Terminaba físicamente una vida de 34 años, que había transitado con rebeldía temprana por las luchas estudiantiles, como Presidente de la Asociación de Alumnos de la Escuela de Comercio y del Instituto de Segundo Enseñanza. Después continuó en su vida laboral con la peligrosa lucha clandestina como Jefe del Directorio Revolucionario 13 de Marzo en su ciudad natal de Sancti Spiritus.

Esa etapa de la lucha se fue intensificando, por lo que fue fichado como elemento peligroso y detenido en varias oportunidades, hasta que fue autorizado a incorporarse a la guerrilla, por el Jefe del Directorio Revolucionario 13 de Marzo en la entonces provincia de Las Villas, Ramón Pando Ferrer.

En aquel escenario, Villegas tenía la misión de preparar las condiciones para la próxima apertura del Frente Guerrillero del Directorio Revolucionario 13 de Marzo, con la llegada del destacamento armado comandado por Faure Chomón, lo que sucedió 19 días después de la caída en combate del valeroso joven espirituano.

Su cadáver su sepultado secretamente por vecinos de Guinía Miranda, y en su tumba aparecen flores que depositaban por las noches manos desconocidas.
Después del triunfo de la Revolución, los restos de Enrique Villegas fueron trasladados al cementerio de su ciudad natal. Ahora están en el Mausoleo del Frente Las Villas que se construyó en el Memorial Ernesto Guevara, en Sancta Clara.

UN JOVEN LÍDER REVOLUCIONARIO

Nacido el primer de agosto de 1924, Enrique Villegas Martínez demostró sus naturales dotes de líder desde la entonces Enseñanza Primaria Superior, lo que es hoy la Secundaria Básica en Cuba. En su niñez había cursado anteriormente los grados primarios en las escuelas privadas Santa Teresita y Natividad de La Salle.

Su presencia en la llamada Segunda Enseñanza elevó su comportamiento rebelde contra la injusticia y los abusos de aquella sociedad. Siempre era de los primeros en las huelgas y manifestaciones estudiantiles.

No tardó entonces de ser elegido por sus compañeros Presidente de la Asociación de Alumnos, primero en la Escuela de Comercio y luego en el Instituto de Segunda Enseñanza que se creó en Sancti Spiritus.

Allí se convirtió en un ídolo para los estudiantes, según recuerda con 84 años el combatiente Rolando Castro Cortez, compañero de luchas y vecino muy cercano de Villegas. “El influía en todos nosotros con su ejemplo, porque era el primer en participar en las acciones que orientaba y era capaz de convencer con sus argumentos e ideas”, agrega Castro Cortez.

El veterano testimoniante recuerda con lucidez numerosas acciones de los estudiantes espirituanos liderados por Enrique Villegas, quien mezclaba la audacia, con la inteligencia y la serenidad.

Así continuó en el tránsito de su vida estudiantil a la laboral, cuando las actividades revolucionarias se intensificaron y tuvo que pasar al trabajo clandestino, al frente del Directorio Revolucionario 13 de Marzo en Sancti Spiritus y luego a la vida insurreccional en las montañas, donde ofrendó su valiosa vida.

Enrique Villegas Martínez siempre será un héroe del pueblo espirituano, en el que está presente como alto paradigma para las nuevas generaciones.

No hay comentarios