ganadores-copa-nacional-ciclismoLa caravana multicolor de ciclistas anduvo sobre ruedas etapas, kilómetros y cinco municipios de la provincia de Sancti Spíritus, lo cual convirtió a la quinta versión de la Copa Nacional de Ciclismo contra el Terrorismo, en un canto a la fraternidad y al amor entre los mejores ciclistas de nuestro país.

Entre nubes, lloviznas, varias caídas, y por momentos, un incesante calor que agobiaba, la veleidosa caravana tuvo en Vicente Sanabria el ciclista, que desde la misma segunda etapa, mordió y devoró, los más de 430 kilómetros de todo el recorrido, para liderar la clasificación general y convertirse en campeón, tras beber de la Copa con tiempo de 11 horas, 55 minutos y 23 segundos.

Mientras las ruedas devoraban los kilómetros; y el sudor marcaba los 90 rostros de los ciclistas en lidia, cada espacio en la anatomía de los pedalistas reflejaba las ansias de triunfar, que a pocos elegidos les corresponde.

Cinco etapas de incesante lucha en las metas volantes, estrepitosas caídas, nubes tocando las alturas del macizo montañoso de Topes de Collantes, pero ante estas zancadillas, el pelotón rueda, no se detiene, lo cual evidencia con creces el cienfueguero Frank Sosa, segundo lugar de la clasificación general, al parar los relojes en 11 horas, 55 minutos y 38 segundos, mientras era escoltado por el artemiseño Yasmani Balmaseda, a un minuto y 15 segundos del líder.

Las alturas de El Yigre, en Yaguajay, y Topes de Collantes, en Trinidad, fueron fieles testigos de la hombría de estos corredores, que con chaquetas abiertas por momento, en busca del hálito de aire, sacaron fuerzas de lo más hondo de sus entrañas, para ver a Vicente Sanabria y José Mojica, con 17 y 14 unidades, dominar las alturas, mientras les seguía el novel Frank Sosa, con 12, palmarés que lo ubicó como el mejor pedalista de la categoría juvenil de esta Copa Nacional de Ciclismo contra el Terrorismo Fabio Di Celmo, corrida por carreteras espirituanas.

La porfía va in crescendo en cada etapa, las metas volantes se convierten en un desafío entre bielas y pedales. El asfalto quema, el sol le ayuda, las bielas giran una y otra vez, y la “guerra” por romper el estambre se agudiza, entre tres hombres. Pero su esfuerzo se paga en recompensa, y finalmente, las metas volantes caen ante los pies del guantanamero Onel Santaclara, con 43 puntos, siendo escoltado por el habanero Leandro Marcos, con 39, y el cocodrilo Jesús Baragaños, con 36 rayas.

Arlenis Sierra, miembro de la preselección nacional y sub campeona del tur de San Luis fue la mejor atleta y el mejor árbitro el cabaiguanenese José Ernesto Gómez Rodríguez.

Por los 10 pedalistas espirituanos reunió méritos de sobra el yaguajayense Joel Solenzal, cuarto en la clasificación general individual, a un minuto y 23 segundos de Sanabria. Una vez más, Solenzal demuestra su valía, y deja claro, los motivos por los que fue tercero el pasado año en el Clásico Nacional Guantánamo-La Habana.

En Sancti Spíritus, se reunió, una vez más, la élite del país embestida con sus chamarretas de los equipos nacionales de ruta, pista y mountain bike. Se descorrieron las imaginarias cortinas de esta Copa, pero ya se habla alto y claro, de cara a la versión del 2017. Nuevas jornadas y nuevos itinerarios se avecinan en una carrera, que llegó para nunca acabarse, y entre montañas y llanos, muchos kilómetros y pedal quedarán por recorrer y vencer.

No hay comentarios