Integrantes de una Brigada del Centro de Operaciones de la Empresa Eléctrica de Cienfuegos realizan  reparación de una Línea energizada de 110 Kv,  vísperas del Día del Trabajador Eléctrico, fecha que se celebra en Cuba cada 14 de enero y que recuerda ese día de 1934 cuando Antonio Guiteras Holmes, joven revolucionario, firmó la intervención de la Compañía Cubana de Electricidad, que respondía a los intereses imperialistas en aquella época. 12 de enero de 2016.  ACN  FOTO/Modesto GUTIÉRREZ CABO/sdl
La batalla más estratégica que se tiene en la nación es la de índole económica, aseguró el máximo dirigente sindical del país.

El sindicato debe reivindicar su papel movilizador, activo y protagónico al ser el gremio responsable de representar los derechos de los trabajadores, afirmó en Sancti Spíritus Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la CTC.

Durante el balance que pasó revista a la gestión de la Central de Trabajadores de Cuba en la provincia espirituana,el líder sindical señaló que la labor de la organización debe reflejarse cotidianamente en los centros a partir del debate transformador, el cual es necesario para el país.
La asamblea es el lugar de negociación colectiva, donde no solo se aprueba o critica el presupuesto y el plan económico de la empresa, sino que también es el espacio para que todos se sientan como una clase aportadora de ideas e innovaciones en función de lograr el bienestar y la satisfacción laboral, sostuvo el también miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
Ejemplificó que es común llegar a una entidad y que los trabajadores estén en desacuerdo con los sistemas de pago, y argumentó que si el 40 por ciento del sistema empresarial cubano se encuentra en fase de perfeccionamiento, entonces, qué ha hecho el sindicato por defender sus derechos ante los administrativos y plantear soluciones en aras de alcanzar el rendimiento productivo.
Por eso, aseveró, hay que elevar el funcionamiento, el quehacer, el liderazgo, para así asegurar un verdadero ejercicio de representación y poder construir una sociedad próspera y sostenible sobre la base de la participación activa.
Necesitamos un cambio dentro de este movimiento, de adueñarnos de los espacios, porque al sindicalista le debe correr por la sangre el carácter de servidor público y por su condición de revolucionario debe enfrentarse a lo que está mal hecho, acotó el secretario.
Enfatizó, además, que la batalla más estratégica que se tiene en la nación es la de índole económica y, por tanto, los cuadros, directivos y obreros se deben preparar y capacitar en las nuevas regulaciones y transformaciones de los procesos productivos, ya que de ahí salen las riquezas que luego se distribuyen socialmente.
Guilarte de Nacimiento insistió en la vinculación de los dirigentes con la base para conocer los planteamientos de los obreros y sindicalizar a aquellos que se desempeñan en el sector no estatal.
También, afirmó que al gremio le ha faltado combate y efectividad en el enfrentamiento al delito, porque si alguna organización puede reducir a su mínima expresión la corrupción, es el movimiento sindicalista, dijo.
Durante el encuentro fue electa Mercy Rodríguez Crespo como nueva secretaria general de la CTC en Sancti Spíritus.

No hay comentarios