javier-vazquez-1
El zurdo trinitario sumó la misma cantidad de éxitos (3) de la primera vuelta y no archivó ningún fracaso en sus 10 salidas.

Dos refuerzos espirituanos siguieron junto a sus nuevas novenas: Javier Vázquez con Matanzas y Yamichel Pérez con Industriales

Para la mayoría de los refuerzos espirituanos terminó definitivamente la 55 Serie Nacional de Béisbol en momentos en que dicho evento vuelve a parar en seco para comenzar y terminar algún día, después de su inicio hace ocho meses.

Sucede que seis de los ocho Gallos ya regresaron a la rutina espirituana, que es como decir la Serie Provincial, luego de que sus equipos quedaran eliminados de los cuatro clasificados, en tanto dos siguieron junto a sus nuevas novenas: Javier Vázquez con Matanzas y Yamichel Pérez con Industriales.

Este cierre parcial no dejó para los nuestros muy buenas noticias. Tras ser los “más pedidos” terminaron por opacar, en buena medida, las razones que llevaron a los distintos directores a inclinarse por ellos.

Resultaron Vázquez, Yunier Mendoza y Eriel Sánchez los de mejores dividendos. El zurdo trinitario sumó la misma cantidad de éxitos (3) de la primera vuelta y no archivó ningún fracaso en sus 10 salidas, en tanto mejoró ostensiblemente su efectividad en relación con la primera etapa (5.24 PCL), cuando perdió cuatro veces con los Gallos.

En cuanto a Mendoza, se adueñó de un puesto regular con los holguineros y, pese a que ahora su promedio fue inferior al de la primera vuelta, cuando archivó 339, resultó más productivo al sumar 33 carreras entre anotadas e impulsadas por 26 con los Gallos.

No se le puede pedir más al veterano de 40 años Sánchez, capaz de mantener su bateo sobre los 300 de average, incluidos cuatro jonrones y cinco dobles (301 compiló en la primera fase), aunque ahora su producción de carreras fue inferior.

Al quinteto restante las cosas no le fueron nada bien. Luego de una brillante actuación en el campo corto, Orlando Acebey bajó su promedio de más de 300 hasta 250, aunque es justo decir que produjo un nivel de carreras similar: 32 con los tuneros y 36 con Sancti Spíritus.

Subamos de nuevo a la lomita, donde llaman la atención dos nombres: el de Yamichel Pérez y Yuen Socarrás, dos puntales de los Gallos en el primer período con seis y cinco éxitos, respectivamente, y una excelente efectividad para rubricar en ambos casos las mejores actuaciones de sus carreras.

Pérez solo perdió un partido y su PCL de 2.41 lo ubicó entre los primeros del campeonato, en el que había exhibido muy buena correlación de 25 ponches y solo 12 boletos, pero terminó por contaminarse con el box azul, tal como lo muestra la tabla anexa a este comentario.

Mucho peor estuvo Socarrás, aunque ahora en su tercera experiencia como refuerzo pudo lanzar más con Las Tunas. El espirituano protagonizó en la primera vuelta un desempeño de lujo, al colarse entre los 10 mejores en efectividad del torneo con 2.11 y sublíder en ponches con 52.

Los jovencitos Aldo Conrado y Yankiel Mauri apenas aportaron a la causa tunera. La teoría del cansancio, luego de participar en el Campeonato Sub-23, una Serie Provincial y una campaña nacional exigente, pareció golpearles sus anatomías.

Al menos Aldo ganó un partido y lo sumó a los tres conseguidos con los Gallos, pero su efectividad con los orientales no tuvo nada que ver con la lograda con su equipo: 3.28. Pero a Mauri las cosas le fueron tan mal que ni siquiera terminó con la tropa de Ermidelio. Si bien con Sancti Spíritus no logró ganar ningún partido y perdió seis, sí pudo salvar siete y compilar 3.66.

No todo son los números. Quedan para los nuestros algunos dividendos, al menos haber jugado más que la mayoría de los restantes peloteros de los ocho elencos que quedaron fuera y adquirir alguna experiencia, que siempre viene bien.

Para cuando se pueda o decida la Comisión Nacional de la disciplina se realizará la segunda ronda de refuerzos. Entonces los cuatro semifinalistas pedirán tres y se convertirán en otros equipos.

En la guerra de pronósticos que entretiene a los cubanos en lo que llega el play off y se definen los rivales del Tampa Bay para el partido del 22, Matanzas y Pinar del Río reciben la mayoría de los favores en la ruleta de las previsiones.

El primero porque vino de menos a más, tiene un Freddy Asiel y un Jonder de garantía, es un elenco rápido en bases y ha conjugado piezas no tan relucientes en un juego eficaz a partir de lo que dispone, carga con menos presión que otras veces con un equipo en papeles inferior y, por si fuera poco, el lleva y trae de su mánager puede terminar por convertirse en un resorte emocional.

El segundo porque tiene el peso de un nombre, un staff superior a los tres restantes y sí, un William Saavedra que sabe crecerse en play off… Como se medirán entre sí, ya de hecho uno de los dos tiene el boleto para la final.

No pierda la perspectiva de que esto no es más que un pronóstico que puede trastocarse cuando se pidan los refuerzos y, sobre todo, cuando en el terreno se tomen decisiones propias.

Por lo que se aprecia desde fuera sobre posibles demandas, ningún espirituano debe vestir otro traje. Queda ver si la presencia de dos Gallos en la fase decisiva puede traducirse en otro campeón a cuentagotas, como ya lo logró Ismel con vestimenta avileña hace un año.

No hay comentarios