FOTO VICTORIA DE GIRÓNLa Victoria de Playa Girón hace 52 años pertenece a todos los cubanos. Allí estuvo el protagonismo de Sancti Spiritus, como parte de Cuba, mediante la participación de combatientes de distintas formas y procedentes de diversos lugares.

Así, unos 700 espirituanos participaron en la victoriosa epopeya cuando había transcurrido algo más de dos años del triunfo de la Revolución.   Esa cifra está compuesta por los que integraron el Batallón de la Escuela de Responsables de Milicia, los del Batallón de la Policía Nacional Revolucionaria,  la totalidad de los miembros del Batallón de la Milicia Nacional Revolucionaria en Sancti Spiritus y los más de 140 jóvenes espirituanos que estaban en los cursos de la artillería antiaérea y la terrestre, que tuvieron su bautismo de fuego desde el ataque aéreo a tres aeropuertos cubanos, el 15 de abril, lo que fue el preludio de la invasión mercenaria iniciada en la madrugada del día 17 de ese mes.

 

Los primeros espirituanos que enfrentaron al enemigo en el escenario terrestre de la invasión fueron los que formaban el Batallón de la Escuela de Responsables de Milicias que radicaba en Matanzas. Esa aguerrida tropa fue movilizada desde la madrugada del día 17 y llegó en camiones al central azucarero Australia  a eso de las diez de la mañana.

 

Allí los recibió el Director de la Escuela, el entonces Capitán José Ramón Fernández, quien de inmediato trasmitió la orden de continuar la marcha en los vehículos y desalojar a los mercenarios que habían ocupado la zona de Pálpite, estratégico lugar distante unos 25 kilómetros más al Sur.

 

El avance fue muy difícil, pues aparecieron aviones enemigos que hostigaban a la caravana desprovista de defensa antiaérea y de cubierta de la aviación cubana de combate en ese momento. En esa situación, los combatientes tuvieron que dejar los vehículos y continuar la marcha a pie, por una carretera flanqueada a ambos labor por la ciénega.

 

Así avanzaban de uno en fondo por el centro de la vía y a ambos lados se situaron los de la compañía de ametralladoras, para intentar alguna defensa antiaérea con ese armamento que era para el apoyo terrestre a la infantería. En el cumplimiento de aquella peligrosa misión cayeron varios combatientes, víctimas de la aviación o del fuego rasante de los paracaidistas enemigos que ocupaban Pálpite.

 

Pero la heroicidad de los hombres de aquel batallón se impuso y el avance no se detuvo hasta desalojar a los invasores de aquella estratégica posición, en horas de la tarde. Allí recibieron la nueva misión de dirigirse de inmediato hacia Playa Larga, para eliminar la presencia de los mercenarios en esa zona.

 

Cuando al día siguiente Playa Larga ya estuvo en manos de las fuerzas cubanas, los integrantes del Batallón de la Escuela de Responsables de Milicias fueron enviados hacia el central Australia, para que tomaran un necesario descanso. Luego fueron movilizados nuevamente para la captura de mercenarios dispersos después de la batalla final.

 

DE SANCTI SPIRITUS A PLAYA GIRÓN

 

Más de 500 espirituanos integraban el Batallón 345 de las Milicias Nacionales Revolucionarias en Sancti Spiritus. Esa unidad fue movilizada, armada y puesta en disposición combativa en el transcurso del día17 de abril y partió en 28 camiones hacia Playa Girón.

 

Antes de llegar al escenario bélico, al amanecer del día 18 se detuvieron en Rodas, donde les asignaron la misión de dirigirse hacia un punto costero denominado Caleta Buena, para impedir la retirada de invasores hacia las montañas del Escambray.

 

Cuando llegaron a la zona de Caleta Buena el batallón se desplegó por compañías y de inmediato se iniciaron las operaciones, en aquellas áreas de monte y marabú. Durante las acciones, los milicianos fueron capturando a grupos dispersos de mercenarios, que intentaban huir de la zona de operaciones. Así, el Batallón 345 capturó un total de 156 invasores, en cumplimiento de la misión encomendada.

 

Otros muchos espirituanos también combatieron a la invasión mercenaria, integrando otras fuerzas, como los bisoños artilleros antiaéreos y terrestres, las unidades blindadas y el Batallón de la Policía Nacional Revolucionaria.

 

Del territorio de Sancti Spiritus ofrendaron sus vidas en aquellas jornadas gloriosas Luis Valdés Rodríguez, Carlos Manuel Loyarte López, Tomás Palmero Vizcaino, Gil Augusto González Morera, José Ramón Fuertes Cano, Orestes García Saroza y Ángel Guerra Oramas. Todos héroes eternos de la Patria, protagonistas de la contundente victoria popular.

 

La presencia espirituana en Playa Girón formó parte del patriotismo y la heroicidad mostrada por todos los combatientes revolucionarios cubanos, que hicieron posible la contundente victoria del socialismo en Playa Girón, donde el imperio estadounidense sufrió la primera gran derrota militar en América Latina.

 

 

No hay comentarios