FOTO TEOFILITOCelebridad y sencillez se fusionan en un artista que brilló entre numerosas joyas de la música espirituana y cubana, como Miguel Companioni, Alfredo Varona, Rafael Saroza, Sigifredo Mora, Rafael Rodríguez, Arturo Alonso y Manolo Gallo, entre otros.

Ser el autor de la centenaria y famosa criolla titulada Pensamiento, que identifica a la ciudad de Sancti Spiritus, basta para inmortalizar a Rafael Gómez Mayea (Teofilito), uno de los grandes de la trova cubana.

 

Pero esa emblemática canción, creada cuando el bardo tenía 26 años, es solo una muestra de la historia artística de este espirituano nacido el 20 de abril de 1889. Su vocación musical la despertó el padre violinista nombrado Teófilo, de donde le viene además el diminutivo del apodo.

 

A los 17 años Rafael compuso su primera canción titulada Solo por ti, y sin dominar aún los estudios musicales fue integrando distintas agrupaciones, por lo que necesitó los conocimientos teóricos. Con ese dominio llegó a ejecutar la guitarra, el acordeón, la flauta, el clarinete y los timbales.

 

Así, el más integral de los músicos espirituanos sobresalió por su labor autoral,  de la que surgieron más de 200 piezas entre criollas, boleros, canciones, danzones, claves, rumbas y dos obras para teatro.

 

Sus textos nacían de una formación autodidacta y hogareña, y siempre consiguió una coherente fusión de estos con las melodías, lo que distingue a su obra entre los grandes trovadores cubanos de la época.

 

El talento de Teofilito se extendió a los coros de clave, para los que componía, especialmente para el que fundó en 1914 y dirigió por muchos años en el barrio de Jesús María en la ciudad del Yayabo.

 

Este tipo de agrupación insigne de la auténtica cultura musical de Sancti Spiritus se fueron disolviendo en la década de los años 30 del siglo pasado. Su renacimiento la propició la Revolución en 1961 con la creación de un único coro de clave, cuya dirección asumió Teofilito hasta poco antes de su fallecimiento en 1971.

 

Esa genuina expresión de la música espirituana tuvo en Teofilito un maestro, un conductor talentoso y laborioso, que patentizó el arraigo y la vigencia de esa tradición de la cultura popular todavía vigente.

 

UNA PIEZA INMORTAL

 

La criolla Pensamiento ha trascendido tiempo y fronteras, interpretada por cientos de cantantes y colectivos musicales cubanos y extranjeros, incluida la Orquesta Filarmónica de Radio Moscú, que le hizo un arreglo sinfónico.

Escuchar aquella versión significó el momento más emocionante de su vida, según le confesó a un viejo amigo.

 

De igual modo que el momento  más feliz lo sintió cuando le reconocieron la autoria de la famosa canción, que estuvo registrada de forma fraudulenta durante 50 años por el músico y compositor Eduardo Sánchez de Fuente hasta después del triunfo de la Revolución, cuando el músico e investigador Odilio Urfé descubrió la verdad y se hizo justicia.

 

La belleza musical y poética de Pensamiento nació en pocos minutos, en la fiesta del cumpleaños 16 de Rosa María Ordaz, quien en forma de reproche porque no le había cantado alguna pieza, le brindó unas frutas al también joven Teofilito y le dijo: piense en mi aunque yo no pienso en usted.

 

Esa frase iluminó la inspiración del compositor para ir desgranando versos y acordes, acoplados con la belleza de la sencillez y el lirismo característico de la canción trovadoresca espirituana y muy especialmente toda la obra de Teofilito.

 

La centenaria pieza musical se convirtió en una canción himno de la población de Sancti Spiritus, un símbolo de la ciudad del Yayabo y sus habitantes, que nunca olvidan a su legendario trovador, tanto por su virtuosismo artístico como el de su comportamiento sencillo, noble, educado, respetuoso y caballeroso.

 

La vida de 82 años de Rafael Gómez Mayea (Teofilito) fue un caudal de valores creativos y humanos, presentes en una de las figuras más relevantes de la tradicional canción trovadoresca cubana de todos los tiempos.

 

No hay comentarios