Los trabajadores de la Empresa de Cemento Siguaney, de la central provincia de Sancti Spíritus,  rememoraron la presencia del Comandante en Jefe  Fidel Castro en esa fábrica,  en ocasión del aniversario 45 de la industria.

Los cementeros  espirituanos escriben su historia  desde el 14 de junio de 1971 cuando intrépidas y jóvenes manos llevaban en sus hombros  los primeros sacos que contenían el clinker gris.

A  45 años de aquel acontecimiento fluyen en la masa trabajadora  las remembranzas más preciadas: la visita del Líder de la Revolución Cubana  a la industria en dos ocasiones; una en 1971 previo a  la puesta en marcha de la planta,  y la segunda en mayo de 1989 cuando quedó inaugurada la  primera y única línea de cemento blanco de Cuba.

Entre banderas cubanas y del 26 de Julio,  la añeja fábrica sintió la alegría de la celebración por su  cumpleaños. Entonces afloraron a la mente el recuerdo de  fechas trascendentales para la historia  este 14 de junio: los natalicios de Antonio Maceo Grajales y Ernesto Guevara, dos grandes hombres de la historia patria,  cuyos ejemplos viven hoy en la memoria de los cubanos.

También el festejo se trocó en compromiso para seguir cosechando éxitos, porque  a la provincia de Sancti Spíritus se le otorgó la sede del Acto Nacional por el aniversario 63 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Y entre los  homenajes estuvo el realizado a Armando Santos Morales, obrero fundador,  Director de la entidad por 15 años y  transmisor de experiencias en la labor del cemento en varias provincias del país.

Junto a las emociones del momento, con voz casi entrecortada Armando nos dijo: “¡¿Qué si me acuerdo de todo?! Claro está; la primera vez yo sólo era un obrero más, pero la segunda ya me desempeñaba como director de la fábrica y tuve la gran oportunidad de conversar con él. Imagínate nos insistió en realizar las producciones con calidad y a incrementarlas, fue un motor impulsor para nuestras actividades siguientes. El Comandante siempre se mantuvo al tanto de esta industria”.

Con su empeño e ideas renovadoras los trabajadores aquí  “mueven molinos”, los  que no pocas veces poseen roturas por falta de piezas de repuesto para que los diferentes surtidos mantengan estabilidad  productiva con parámetros de eficiencia favorables.

Así,  en  Fábrica de Cemento Siguaney celebran un cumpleaños más,   a la altura de los compromisos de  contribuir  cada día al desarrollo económico e  industrial de la nación.

No hay comentarios