índiceUn séptimo lugar fue el saldo que dejó para el espirituano Eduardo Rubio la III fase de las Copas del Mundo de la presente temporada de la Federación Internacional de Remo, celebrada en la ciudad polaca de Poznan.

 

Rubio, junto a su compañero de bote, el cienfueguero Adrian Oquendo, comenzó el torneo con el tercer puesto –tiempo de 6:24.050  minutos- en la regata eliminatoria, lo cuál los clasificó directo a una de las dos semifinales.

 

En esa instancia escoltaron a las tripulaciones de Nueva Zelanda (Robert Manson- Christopher Harris; 6:08.590),  Francia (Hugo Boucheron- Matthieu Androdias; 6:09.020) y Gran Bretaña Jonathan Walton- John Collins; 6:11.900), al cronometrar 6:15.530 minutos.

 

La actuación los mandó a la final B, en la que resultaron los primeros (6:16.250), relegando a las representaciones de Australia, Holanda y China.

 

En la final A la dupla neozelandesa fue la mejor (6:08.340); mientras que la plata y el bronce quedaron en poder de británicos (6:08.970) y franceses (6:09.150), respectivamente. A continuación entraron las embarcaciones de Noruega (Kjetil Borch- Olaf Tufte; 6:11.230), Italia (Romano Battisti- Francesco Fossi; 6:17.290) y Serbia (Marko Rjanovic- Andrija Sljukic; 6:18.790).

 

Luego de la Copa del Mundo de Poznan, los cubanos regresarán a la Habana, tras un largo periplo por Europa, que incluyó la participación en las Copas del Mundo de Varese y Lucerna, en las que terminaron quintos y novenos, respectivamente.

 

La principal meta de Rubio-Oquendo son los Juegos Olímpicos de Río, para los que clasificaron en el pasado campeonato mundial al concluir novenos o lo que es igual, terceros en la final B.

No hay comentarios