erdogan
El alto mando de las Fuerzas Armadas de Turquía obtuvo información sobre el golpe militar en la tarde del viernes, pocas horas antes de producirse, ha asegurado este martes la cúpula castrense en un comunicado.

La nota, publicada en la web oficial de la institución, señala que los servicios secretos turcos, conocidos bajo las siglas MIT, informaron al Estado Mayor del previsto golpe a las 16.00 hora local (13.00 GMT) del viernes 15 de julio.

Precisa que los comandantes convocaron una reunión del Estado Mayor y dieron orden de que ningún tanque ni aparato aéreo saliera de los cuarteles, orden desobedecida por los golpistas.

Los primeros testimonios de ciudadanos sobre vuelos rasantes de cazas sobre Ankara, primera señal pública del golpe, empezaron a difundirse sobre las diez de la noche, hora local, y media hora más tarde, las televisiones informaron sobre el bloqueo militar de los puentes del Bósforo en Estambul.

Los conspiradores, al tomar el cuartel central del Ejército, intentaron forzar al jefe del Estado Mayor, general Hulusi Akar, a leer el comunicado ante una cámara de televisión, a lo que éste se negó de forma tajante, agrega la nota.

El texto define a los golpistas como “una banda ilegal que ha anidado en las Fuerzas Armadas” y “asesinos con las manos manchadas de sangre”.

Precisa que se trata de “miembros de la banda traidora terrorista FETÖ”, un término acuñado por la Fiscalía el año pasado para describir las redes de seguidores del predicador turco Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos.

Gülen, cuya red de simpatizantes nunca ha abogado por actividades violentas o armadas, ha negado toda implicación.

Según el comunicado, los golpistas fueron definitivamente derrotados a las 16:00 hora local (13.00 GMT) del sábado 17 de julio, y el Gobierno recuperó el control total en todas las unidades de las Fuerzas Armadas.
Cae segundo asesor del presidente.

El asesor militar de la Presidencia turca para las Fuerzas Aéreas, Erkan Kivrak, ha sido detenido como sospechoso de haber participado en el fallido golpe de Estado del pasado fin de semana, informa hoy el diario Hürriyet.

Kivrak, que posee el grado de teniente coronel, fue arrestado por unidades antiterroristas en un hotel a pocos kilómetros de la ciudad de Antalya, en la costa sur de Turquía, donde se había registrado usando una identidad falsa, señala esa fuente.

La detención tuvo lugar el sábado, es decir al día siguiente de la intentona golpista, pero sólo se ha dado a conocer ahora.

Kivrak ocupaba el segundo puesta en la escala de asesores militares del presidente Recep Tayyip Erdogan, por detrás del coronel Ali Yazici, que fue detenido el domingo acusado también de golpismo.

Yazici era un cargo de confianza que Erdogan había nombrado en agosto pasado, seleccionándolo de entre los oficiales propuestos por las Fuerzas Armadas.

Según informaciones aparecidas en la prensa turca, pero no confirmadas oficialmente, tras la detención de Yazici también se arrestó los otro cuatro asesores de Erdogan, inferiores a este cargo y responsables para Fuerza Aérea, Fuerzas Terrestres, Marina y Gendarmería, respectivamente.
Ankara pide extradición de Gülen.

El Gobierno turco ha solicitado formalmente a Washington el arresto y la posterior extradición del predicador islamista Fethullah Gülen, residente en Estados Unidos y al que Ankara considera responsable del fallido golpe de Estado del pasado fin de semana.

Según informa la emisora CNNTürk, el Ministerio de Justicia turco ha pedido el arresto de Gülen durante un periodo de 60 días hasta que se ejecute la extradición, en cumplimiento de los acuerdos existentes entre los dos países.

El Gobierno turco ha enviado dos cartas a las autoridades estadounidenses, una al Departamento de Justicia, solicitando el arresto, y otra a Exteriores (Departamento de Estado), pidiendo la extradición.

Hasta ahora, las autoridades de Estados Unidos venían repitiendo que Turquía no había realizado esa petición en ese sentido y que, en cualquier caso, sería necesario que Ankara aporte pruebas sobre la implicación en la asonada de Gülen, que reside desde 1999 en el Estado de Pensilvania.

Al respecto, el primer ministro turco, Binali Yildirim, prometió hoy aportar toda la información necesaria, al tiempo que criticaba a Estados Unidos por proteger a un “cabecilla terrorista”.

“Enviaremos muchas pruebas. Pero quiero preguntar a nuestros amigos estadounidenses: ¿Pidieron ustedes pruebas al ir a por los terroristas que derribaron las Torres Gemelas el 11 de septiembre? ¿Pidieron pruebas para internar a sospechosos en Guantánamo?”, declaró el jefe del Ejecutivo en una intervención parlamentaria.

Reiteró que su Gobierno no tiene “la más mínima duda” sobre quién organizó el fallido golpe y aseguró que la red gülenista “se ha ido extendiendo dentro del Ejército desde 1980”.

(Con información de EFE)

No hay comentarios