zoo_4
En serranías del extremo oriental cubano un singular y natural paraje transformado amigablemente por el hombre se yergue como un monumento al arte, la creatividad humana y a la propia naturaleza, en especial a las más diversas y exóticas especies de la fauna universal.

Como muchos habrán identificado se trata del único Zoológico de Piedra existente en el mundo, erigido en intrincada zona del guantanamero municipio de Manuel Tames, y Patrimonio de la Cultura Nacional, paradigma de su escultura, y uno de los lugares de obligada visita para todo aquel que llega a la región.

Para el huésped es un acogedor paseo serrano, en el cual puede disfrutar del aire puro y el entorno selvático que apropiadamente acoge las monumentales figuras, recrear un sui géneris safari en medio del Caribe, acariciar fieras inertes de mole caliza, y apreciar el talento y perseverancia del genio autodidacta que las creó.

Su artífice, el inolvidable Ángel Íñigo Blanco de Anaya (1935-2014), campesino devenido escultor, es símbolo del arte empírico y con rudimentarios instrumentos en 1977 comenzó a transformar las rocas de la finca cafetalera San Lorenzo, del Alto de Boquerón, en representaciones de la fauna mundial, alguna vez vista por él en libros.

Ángel Iñigo Pérez, su hijo e igual artista autodidacta, y el vástago de este último, formado en Academia de Artes Plásticas, con decenas de piezas propias enriquecen hoy la colosal obra, que suma ya cerca de 500 figuras de monumental, mediano y pequeño formatos, a unos 24 kilómetros al nordeste de la capital provincial.

De este parque y sus potenc iales encantos se ha escrito ya muchas veces, como de la osadía de su autor, a quien en los inicios de su aventura como artista, por dejar de cultivar para esculpir, muchos tildaron de loco como ha sucedido casi siempre con quienes han resultado luego célebres creadores.

El también inolvidable Jaime Sarusky (1931-2013), notable periodista y escritor cubano, a fines de la década del 70 se agenció la primicia del nacimiento del Zoo, del que ahora es noticia su restauración, que concluirá en la primera quincena de agosto, en saludo al cumpleaños 90 del Líder de la Revolución Fidel Castro.

Aquella vez el Premio Nacional de Literatura visitó el paraje cuando apenas existía el león sonriente y la cabeza del elefante sobre piedra muy blanca.

Ahora habitan allí exactamente 462 animales pétreos recién rehabilitados con tratamiento de conservación, dentro de una inversión estimada en cerca de 130 mil pesos, más de la mitad en moneda convertible.

En entrevista con la ACN, Joennys Samón Mora, vicepresidente del Gobierno en Manuel Tames, puntualizó que el proceso restaurador emprendido desde inicios de año forma parte de un proyecto municipal para el desarrollo de la localidad, que devolverá el brillo al acogedor paraje y también a sus alrededores.

Hasta la fecha se pintaron las instalaciones, se reanimó la jardinería, fue renovado el sistema eléctrico interior, las luminarias del vial de acceso, y se eliminó el bajo voltaje, labor asumida por la Organización Básica Eléctrica, señala el dirigente entusiasmado con las acciones y su divulgación.

Es aún una debilidad la carencia de servicio telefónico y acceso a Internet –apunta Samón Mora-, problemática que esperan se resuelva a mediano plazo.

El propósito apunta a seguir perfeccionando la infraestructura y por ahora se aportó, además, mayor confort al Restaurante Las Piedras, incluido nuevo mobiliario; se transformó la parrillada, levantaron un ranchón, cuya especialidad será el asado de cerdos en vara, y se creó una ruta de ómnibus que facilita el arribo al lugar.

Las labores incluyen el emplazamiento de identificadores para cada figura, señalizaciones en los empinados senderos de recorrido del parque, y la ejecución ejecución de puntos de venta de frutas típicas y el Taller del Artista, donde se diseñarán y expenderán reproducciones en miniatura de la fauna del Zoo.

Se trabaja asimismo en la creación de un sitio Web y en la publicación de una revista impresa con la historia, fotos y actualidades del lugar, que permitirán más divulgación de sus encantos para turistas nacionales y foráneos, y promoverán las visitas, que el pasado año fueron más de 17 mil.

Su nuevo relucir a partir de agosto fomentará sus atractivos como patrimonio cultural y destino turístico, del que ya se muestran incentivos con centenares de visitantes.
zoo_1

zoo_3

No hay comentarios