Una noticia estremeció al mundo el 6 de octubre de 1976. Un avión de cubana se estrelló en el aire. Era el vuelo 455, pocos minutos después del despegue en Bárbados se sintieron las primeras explosiones. Las 73 personas a bordo no llegaron a su destino final, la Habana.

Los explosivos fueron colocados por los mercenarios Freddy Lugo y Hernán Ricardo con las orientaciones Luis Posada Carriles y Orlando Boch Ávila . Detrás estaba la mano mercenaria del gobierno de los Estados Unidos.

Han pasado cuatro décadas de aquel abominable crimen. En la Eide Lino Salabaría Pupo de Sancti Spíritus campeones de los juegos escolares nacionales 2016 depositaron una ofrenda floral a la memoria de las victimas de Bárbados.

El presidente de la FEEM en el centro José Ernesto Altunaga Cervantes condenó las acciones terroristas e insistió en la necesidad de no olvidar la historia.

Por el reconocimiento a su trayectoria en la enseñanza del deporte un grupo de profesores recibieron la distinción MÁRTIRES DE BARBADOS. En igualdad de condiciones la recibió la peña deportiva la asociación de economistas de cuba en Sancti Spíritus.  Secuencia 01.Imagen fija003

No hay comentarios