El paso del huracán Matthew por el oriente del país dejó serias afectaciones en varios municipios de la provincia de Guantánamo. El mensaje de solidaridad llega desde Sancti Spíritus, la única provincia que tiene dos  de las villas fundacionales de Cuba.

Hace más de cinco siglos los españoles encontraron tierra segura en una ciudad a la que por nombre dieron Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa. El conquistador Diego Velázquez que para 1511 ya tenía el título de Adelantado llegó con la ordenanza española de fundar villas del oriente al occidente del país. Así nació “La Primada de Cuba”.

Baracoa germinó en zonas de tierras fértiles, bañada por los  ríos y la cercanía de la isla la Española. Con el paso del tiempo lo que otrora fue una numerosa concentración de aborígenes se transformó en un pueblo con ricas herencias culturales.

La fundación de Baracoa está fechada el 15 de agosto de 1511.  Tres años después nació Trinidad y luego la ciudad que recibe las caricias del río Yayabo. Esa es una razón que nos une.

La furia de los vientos dejó bajo  los  escombros uno de los conjuntos arquitectónicos más singulares de Cuba. Desde el centro del país Sancti Spíritus abraza a un pueblo hermano y está presto a salvar su patrimonio.

Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa es una ciudad diferente. La primada de Cuba despertó de una pesadilla que dejó las marcas de la desolación. Matthew nos robó el sueño y estuvimos en vigilia junto al oriente de la isla. Cuando las primeras imágenes mostraron la fuerza de los vientos la mirada no alcanzaba a ver perdido.

Ahora es tiempo de estar de pie. Desde todas las partes de Cuba llegan mujeres y hombres a restituir lo que la furia de la naturaleza arrebató a Baracoa, Yateras, Imías, Maisí y a otros pueblos guantanameros que quieren olvidar la noche más larga de sus vidas.

Las imágenes recorren en el mundo. Un huracán  de nombre Matthew azotó a Cuba. Quienes resultaron afectados no están solos, ahora  llegó a Guantánamo el vendaval  de la solidaridad.

2

No hay comentarios