El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, llegó a Nueva York para una nueva votación en la Asamblea General de la ONU sobre la necesidad de levantar el bloqueo estadounidense contra la nación caribeña.

Rodríguez intervendrá el miércoles en la plenaria de 193 países, foro donde en los últimos 24 años el cerco económico, comercial y financiero vigente por más de medio siglo lo ha rechazado de manera categórica la comunidad internacional.

El proyecto de resolución que se someterá a la Asamblea llama al levantamiento de sanciones unilaterales, cuyos daños económicos la nación caribeña estima ascienden a 753 mil 688 millones de dólares, considerando la depreciación de esa moneda frente al valor del oro.

La iniciativa adoptada en 2015 contó con 191 de los 193 votos posibles, resultado que dejó una vez más aislado a Estados Unidos, únicamente acompañado por su aliado Israel.

Nadie duda aquí que el cerco norteamericano volverá a recibir el 26 de octubre un contundente rechazo, a partir de las críticas que genera en los cinco continentes.

A finales de septiembre, alrededor de 40 presidentes, primeros ministros y cancilleres aprovecharon la oportunidad de dirigirse al mundo, que le brinda el debate anual de alto nivel de la Asamblea General, para abogar por el fin del bloqueo.

No hay comentarios