El tenor español Plácido Domingo reveló hoy sus intenciones de volver a cantar en Cuba para toda La Habana, pues con tantos admiradores está consciente de que un teatro resulta exiguo.

Si el público queda satisfecho con el concierto del sábado quiero volver, porque yo quiero cantar para toda La Habana, declaró en el Gran Teatro Alicia Alonso, donde fue recibido por la prima ballerina assoluta cubana en persona.

El próximo 26 de noviembre, el afamado cantante brindará un concierto único allí, pero desea retomar su idea original de cantar en una plaza pública de esta capital para que muchas personas tengan acceso.

Ante las ambiguas condiciones climáticas en estos momentos le recomendaron actuar en un espacio cerrado y bajo techo, así que vino de todos modos para cumplir con una ilusión postergada demasiado tiempo, y porque ya era indispensable venir, según dijo.

La vamos a pasar muy bien, prometió el tenor considerado una leyenda viva de la ópera y uno de los más altos exponentes del arte lírico universal.

Hijo de dos cantantes de zarzuela, Plácido Domingo y Josefa Pepita Embil, el artista recuerda la emoción de sus padres cuando regresaban a casa después de una gira y le contaban a él de niño las vivencias artísticas en Cuba junto a un público estupendo y músicos de la talla de Ernesto Lecuona.

Placido-Domingo-Conferencia-de-Prensa-en-La-Habana-580x425

Precisamente, al inicio de la conferencia de prensa, una representante de la radio cubana le obsequió a Domingo un disco restaurado de canciones que su madre interpretó aquí.

Días antes de cumplir ocho años de edad, en uno de los viajes de familia, el artista reveló que estuvo en esta capital unas 48 horas, en una escala del Marqués de Comillas, un barco destinado al servicio de transporte entre España y América.

Además, aclaró que ya cantó aquí, pues esta tarde la diva del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, lo visitó en el Hotel San Felipe y entonaron juntos Quiéreme mucho, uno de los temas icónicos de Gonzalo Roig, quien junto a Lecuona fue de los autores elegidos por Domingo para su concierto.

Para este cantante la zarzuela es un género extraordinario y quisiera que recuperara la fuerza que tenía en Cuba, a su juicio la canción cubana debiera ser más conocida y la lírica tradicional de la isla merece estar en los grandes conciertos.

De acuerdo con el también director de orquesta y productor, La malagueña, de Lecuona, por ejemplo, es una canción muy brillante para un tenor, y de hecho uno de sus discos, el titulado Siempre en mi corazón, lo realizó a base de temas de este compositor.

En el encuentro con la prensa nacional y extranjera, Domingo presentó a la soprano puertorriqueña Ana María Martínez, de padre cubano, y dijo que de ser necesario hubiera esperado por ella para venir aquí a compartir este concierto junto a la Orquesta Sinfónica Nacional del país caribeño.

Antes de marcharse a un ensayo abierto al cual permitiría la entrada de estudiantes de las escuelas de arte e integrantes del Teatro Lírico de Cuba, Domingo recalcó su deseo de un segundo viaje a este país y prometió darle al público todo lo que pueda.

No hay comentarios