Spíritus, 28 nov (ACN) Rafael Daniel Hernández, periodista de la TV en la provincia de Sancti Spíritus con más de 40 años de ejercicio, asegura que no importa cuántas veces estuvo al lado de Fidel Castro, conversar con el Comandante representó para él un hecho de extraordinaria valía.

rafael daniel entrevista
Rafael Daniel entrevista al Comandante en Jefe Fidel

Hernández confesó a la ACN que las primeras veces que tuvo el honor de estar cerca del líder de la Revolución cubana no tuvo el valor de entrevistarlo porque le parecía imposible que pudiera interrogar a alguien de tanta magnitud.

La vida me demostró lo equivocado que estaba, pues en vez de cuatro entrevistas hubieran sido muchas más puesto que Fidel era muy asequible para la prensa, dijo este reportero que recoge en su haber más de 270 premios provinciales y nacionales y que a lo largo de su vida se ha desempeñado en periódicos, emisoras de radio y sobre todo, en la televisión.

Y es que Rafael Daniel, quien a pesar de su formación empírica ha dedicado su alma y su corazón al oficio, posee un tesoro muy preciado: ser el único periodista espirituano que entrevistó cuatro veces al guerrillero eterno.

rafael-daniel-foto-vicente-brito

Fue extraordinario –reiteró al referirse a las tantas veces que pudo compartir con Fidel–, sobre todo para aquellos que hemos sido un poco testigos y hasta protagonistas de la historia que nos ha tocado vivir, por lo que esos momentos los atesoro por el alto valor personal y profesional que tuvieron para mí.

En 1991 -apuntó- me habían enviado a cubrir los Juegos Panamericanos y estaba reportando el boliche para la televisión; el día de la final, aunque Cuba no competía ni ese deporte cuenta con mucho arraigo en la Isla, se apareció inesperadamente en la bolera de Plaza como a la una de la tarde.

Todo el mundo se quedó estupefacto porque hacía varios días que él no salía en público y eso había generado comentarios de la prensa extranjera, y entonces me dije que aunque no estaba previsto, tenía que entrevistarlo, rememoró Rafael Daniel.

Intenté acercarme, continuó, pero alguien de la Seguridad me impidió pasar; volví y me dijeron que me iban a quitar la credencial y entonces le dije al camarógrafo: cuando diga Permiso, Comandante, enciendes la cámara.

Estaba como a 15 o 20 metros, sentado en las gradas y aproveché un momento de silencio y se lo dije; preguntó de qué medio era y me mandó a acercar -acotó-, pero él estaba en alto y quedé prácticamente colgando de un muro, yo andaba de traje y corbata y tuve que saltar por allí hasta que alguien me puso un calzo debajo de los pies, no di la vuelta porque se me iban a colgar otros periodistas y quería mi exclusiva.

Significó que es la entrevista más larga que pudo hacerle pues duró unos 20 minutos y como solo se la había dado a él, periodistas extranjeros quisieron comprarla, pero se negó.

Cuando llegué al Instituto Cubano de Radio y Televisión dije que traía la última y como nadie esperaba aquello, ni siquiera la editaron, la pusieron para todo el mundo y luego la retransmitieron varias veces, señaló.

Rafael Daniel guarda aún en su memoria con sumo detalle cada momento en compañía de Fidel, los temas que hablaron, las preguntas incansables del Comandante y su familiaridad…

Señaló que en 1996 en un recorrido por la provincia espirituana su equipo de grabación estaba obsoleto y no funcionaba, por lo que tuvo que darle varios golpecitos a la cámara y al enterarse de que tenía que ir a Santa Clara a editar todos los materiales, comenzó a sacar cuentas del gasto de esos viajes, relató.

En ese momento los telecentros existían en muy pocas provincias e indicó que le presentaran varias propuestas para hacer más viable el trabajo de la televisión aquí, explicó el reportero, quien agregó que le enviaron dos o tres ideas y entonces él aprobó hacer un telecentro en Sancti Spíritus.

Rafael Daniel afirmó que aunque no es dado a acciones parasicológicas, la noche del 25 de noviembre no podía conciliar el sueño.

Me acosté casi al filo de la medianoche y apareció un inusitado desvelo… algo me decía dentro de mí que me levantara y así lo hice… encendí el televisor y me puse a ver una entrevista en la Mesa Redonda con Arsenio García, expedicionario del Granma y uno de los protagonistas de mi documental De Trinidad al Granma, detalló.

A los pocos minutos –apuntó– veo una señal de encadenamiento de los canales de televisión y aún, sin dar Raúl la triste noticia, fui rápidamente a mi cuarto y le dije a mi esposa: “Corre, levántate, parece que murió Fidel”.

No obstante mi premonición, sentí un dolor muy fuerte en mi infartado corazón y sin deshacer el nudo de mi garganta, fui a reproducir la noticia por las redes sociales, aseveró con tristeza Rafael Daniel.

Recordé su personalidad, todo lo que hizo por los cubanos y el mundo; y también pensé en la suerte que tuve de estar cerca de él y de entrevistarlo, declaró finalmente con voz entrecortada.

No hay comentarios