Las cenizas del Comandante en Jefe acaban de tocar suelo espirituano por el municipio de Cabaiguán a las  9: 20 de esta mañana del primero de diciembre de 2016, procedentes de la vecina provincia de Villa Clara y como parte de su peregrinar por toda Cuba en remembranza de la antológica Caravana de la Libertad, protagonizada por Fidel y sus combatientes a inicios de 1959.

El recorrido incluye el tramo de la Carretera Central comprendido entre los municipios de Cabaiguán, Sancti Spíritus y Jatibonico, adonde acudirán representaciones del resto de los territorios. En la ciudad del Yayabo el cortejo fúnebre se desviará por la Avenida de los Mártires hasta el parque Serafín Sánchez, donde Fidel se dirigió por primera vez a los espirituanos el memorable 6 de enero desde los balcones de la antigua Sociedad El Progreso, hoy Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena, justo a las dos de la madrugada en una noche fría y con llovizna.

Aquí se recuerdan con especial cariño fragmentos de aquel trascendental discurso, incluida aquella frase inicial que la mayoría rememora con especial emoción: “No podía ser para mí, esta ciudad de Sancti Spíritus, una ciudad más en nuestro recorrido. Si las ciudades valen por lo que valen sus hijos, si las ciudades valen por lo que se han sacrificado en bien de la patria, si las ciudades valen por el espíritu y la moral de sus habitantes, por el fervor de sus hijos, por la fe y el entusiasmo con que defienden una idea, Sancti Spíritus no podía ser una ciudad más. Y si las ciudades se admiran y los pueblos se quieren por lo que han tenido de fe en las horas difíciles, es lógico que hacia esta ciudad, como hacia otras, especialmente en nuestra patria, sintamos nosotros especial cariño”.

El armón que traslada la pequeña arca con los restos mortales del Comandante en Jefe, sencillamente cubiertas por una bandera cubana y rodeada de rosas blancas, ya atraviesa la tierra del Mayor General Serafín Sánchez con su influjo simbólico de continuidad a través de estos 71 kilómetros, donde el pueblo acude a decir su último adiós al Comandante en Jefe.

La Caravana, en su peregrinar desde el Ministerio de las Fuerzas Armadas, en la capital cubana, hasta el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, recorrerá alrededor de 1 000 kilómetros. La ceremonia de inhumación se efectuará a las siete de la mañana del domingo 4 de diciembre en esa necrópolis, donde también reposan los restos mortales de José Martí.

A continuación, las palabras del Comandante en Jefe Fidel aquel día trascendente del 6 de enero de 1959, cuando los espirituanos vitoreaban el naciente triunfo de la Revolución Cubana.

No hay comentarios