Del olor a plomo que despedían las máquinas impresoras quedamos impregnados los que un día hace 38 años dedicamos nuestros sueños al periódico Escambray.

Primer número del periódico espirituano Escambray

Y hablo en primera persona rompiendo todos los esquemas del periodismo por sentir a Escambray como mío desde su fundación.

Serían interminables estas líneas de homenaje para aquel anhelo de un joven territorio, que al decir de su entonces primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Joaquín Bernal Camero, no sería en realidad una provincia sin una publicación diaria que reflejara la vida y la obra de los espirituanos.

Así escucharon los más y menos jóvenes episodios de la historia de aquellos primeros días en que las dificultades tecnológicas de las primeras tiradas se sucedieron unas tras otras.

Entonces la mirada de todos se hizo distante y cercana a la vez cuando fundadores activos como Pastor Guzmán Castro contó de las proezas del colectivo y los dirigentes iniciadores.

Otros que llevan alrededor de 30 años escribiendo para el pueblo como Delia Proenza con la sección Cartas de los Lectores, la que ha cambiado en formas de hacer pero no en su concepción de estar junto a los intereses de los pobladores.

Del camino recorrido también habló en este cumpleaños la entonces formatista y actual reportera Xiomara Alsina, porque Escambray se ganó el mérito de estar a la vanguardia de las publicaciones de su tipo en el país.

Premios, reconocimientos individuales y colectivos en concursos nacionales y provinciales lo han hecho merecedor de tal aval. Y uno mayor, el del pueblo, que al decir de su Director Juan Antonio Borrego, debe ser a través del comprometimiento de estar cada vez más cercanos a los espirituanos, protagonistas de notas periodísticas, de los reportajes, de cada una de las mejores crónicas publicadas en Escambray durante estos 38 años.

No hay comentarios