La 58 edición de los Premios Casa de las Américas terminó con la entrega de los premios literarios 2017 durante una ceremonia en dicho centro cultural.

Por ofrecer un crudo y vibrante retrato social recibió el premio, en la categoría de novela, el ecuatoriano Ernesto Carrión, por su obra “Incendiamos las yeguas en la madrugada”.

El jurado de poesía, por su parte, decidió otorgarle el galardón al poemario “Esto es un disco de vinilo donde hay canciones rusas para escuchar en inglés y viceversa”, del cubano Reynaldo García Blanco.

Leonel Alvarado, poeta hondureño que presentó al premiado, expresó que el texto de García Blanco refiere personajes y situaciones de la cultura contemporánea, mediante “un doble diálogo con la inmediatez y la tradición”.

Además, “con el propósito de pensar creativamente a la América Latina” el jurado de Ensayo de tema histórico-social otorgó el laurel a la obra “América pintoresca y otros relatos ecfrásticos de América Latina”, del colombiano Pedro Agudelo Rondón.

Asimismo,el  jurado presidido por Stela Calloni entregó el premio de Literatura Testimonial a la autora argentina Liliana Villanueva por su obra “Lloverá Siempre”, una larga entrevista a la periodista y escritora uruguaya María Esther Giglio.

“Con momentos conmovedores y otros que surgen del humor su vida es contada sin prejuicios, revela a una mujer que fue abogada de los primeros presos políticos del movimiento Tupamaros, y ella misma perseguida y luego exiliada”, afirmó Calloni.

Memorias de viajes son el hilo conductor del texto “Outros cantos”, galardonado con el premio Literatura Brasileña. Su autora, María Valéria Rezende, rememora las elecciones y sacrificios personales cuando trabajó en la alfabetización de adultos en el nordeste de Brasil.

El cubano Emilio Jorge Rodríguez resultó merecedor del Premio de Estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe Contemporáneos por su trabajo “Una suave, tierna línea de montañas azules”.   

Silvio Torres-Saillant, presidente del jurado, dijo que la obra rastrea capítulos importantes de la historia de intercambios entre Cuba y Haití a través del estudio de las relaciones de Nicolás Guillén con escritores, artistas e intelectuales de la sociedad haitiana.

La Casa también entregó premios honoríficos a textos publicados en español entre 2014 y 2015 en las modalidades de poesía (José Lezama Lima), ensayo (Ezequiel Martínez Estrada) y narrativa(José María Arguedas).

16388494_790482304432064_102043914_o

La entrega estuvo presidida por Roberto Fernández Retamar, director de la Casa de las Américas, el Ministro de Cultura, Abel Prieto, y el presidente de la UNEAC Miguel Díaz Barnet.

Finalizó de este modo la 58 edición del concurso en Casa de las Américas, una vez más sede de los mejor de la literatura latinoamericana.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Los cubanos Reynaldo García Blanco y Emilio Jorge Rodríguez resultaron premiados en la categoría de Poesía y Estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe contemporáneos respectivamente. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La Casa de las Américas fue una vez más sede de los mejor de la literatura latinoamericana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La entrega estuvo presidida por Roberto Fernández Retamar, director de la Casa de las Américas, el Ministro de Cultura, Abel Prieto, y el presidente de la UNEAC Miguel Díaz Barnet. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El cubano Reynaldo García Blanco fue premiado por su poemario “Esto es un disco de vinilo donde hay canciones rusas para escuchar en inglés y viceversa”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El cubano Emilio Jorge Rodríguez resultó merecedor del Premio por su trabajo “Una suave, tierna línea de montañas azules”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

No hay comentarios