La Escuela de Idiomas “Serafín Sánchez” este curso ofrece clases a 246 adultos. La institución abre sus puertas de lunes a jueves en el horario de la tarde noche, y ya tiene prácticamente cubierto todos los municipios de la provincia.

En la capital espirituana en este instante se imparte inglés, francés y alemán, a graduarse en dos años, mientras el portugués demanda año y medio.

Existen varios idiomas en agenda. Para un itinerario futuro está previsto impartir ruso, al cual se le hacen cambios en su plan actual para adecuarlo a las características de dificultad del resto de los lenguajes.

Mientras, el chino también prevé su entrada en semestres posteriores, debido a que no existen en la actualidad profesores disponibles. También el italiano, un idioma clásico ofrecido asiduamente por esta escuela, volverá al plan docente cuando estén creadas las condiciones.

“Aquí los adultos vienen a aprender idiomas, generalmente, por necesidades prácticas. El lenguaje es para unos un instrumento de trabajo, otros están situados en bolsas de colaboración con el extranjero y también es útil para adultos que consultan bibliografía en idiomas ajenos al suyo”

“También la escuela abre sus aulas al emergente sector cuentapropista, al cual le es muy útil el aprendizaje del idioma por su interacción con el turismo”, declara la directora de este centro docente Hortensia de la Caridad Días Valle a la web de Centrovisión.

Aula de enseñanza de inglés en la Escuela de Idiomas de Sancti Spíritus

Los niños y la Escuela de Idiomas para adultos

Esta institución provincial ya cuenta con proyectos comunitarios. Desde hace algún tiempo, la Escuela de Idiomas no es solo sitios de adultos, sino que los niños disfrutan del aprendizaje de lenguajes. Hortensia de la Caridad prosigue con los detalles:

“En todos los municipios de la provincia tenemos disponibles aulas para el aprendizaje de inglés por los niños. Funcionan los viernes, y el programa comprende tres módulos que están en concordancia con los planes de sus escuelas, por lo que nuestra ayuda cognoscitiva es un complemento del régimen de enseñanza de idiomas del Ministerio de Educación”.

Los niños incluidos en estas actividades extensionistas de la Escuela de Idiomas comprenden desde los siete hasta los dieciséis años de edad. Actualmente, al terminar los tres módulos los muchachos no reciben papel de acreditación alguno pero “la escuela está gestionando algún tipo de diploma para que esos jovencitos lo puedan tener en su currículo docente o simplemente lo presenten como un aval que les sea útil ante algún tipo de evaluación escolar”, comenta la directora de la Serafín Sánchez, Escuela de Idiomas Provincial.

No solo de inglés vive el hombre

A menudo la sociedad cree que el inglés es el primer lenguaje mundial sólo por algún deseo hegemónico de imposición cultural. Sin embargo, es solo una necesidad debido a sus dimensiones como lenguaje universal, como mecanismo de comunicación entre todas las poblaciones humanas.

“Aquí en inglés que recibimos posee mayor dificultad que el impartido en los diferentes niveles de enseñanza. También juega a favor que el alumno posee mayor madurez, más ganas de aprender, por lo que la atención que le presta a la clase redunda en un mayor aprovechamiento del tiempo”

“Todos sabemos que generalmente, en los diferentes grados, los docentes no prestamos la más grande atención a los contenidos de inglés. Sin embargo, ya en esta escuela venimos por una necesidad pragmática, factor que provoca que aquí no se venga, por ningún concepto, a perder el tiempo” precisa Lesly León Montesinos, estudiante del idioma inglés.

El inglés es solo otra de las ofertas de la espirituana Escuela de Idiomas. Y es que, precisamente, no fuera uno de los epicentros de la provincia en la enseñanza de lenguajes si solo se dedicara a impartir el dialecto anglosajón. Mientras más idiomas se involucren en el programa de la escuela más notoriedad y más universal será la institución docente.

“Existen idiomas que las personas vienen a aprender exclusivamente a nuestra escuela. Les cuesta trabajo asimilarlos de manera autodidacta, por la ausencia de manuales y tutoriales tanto en formato texto como audiovisual”

“Tampoco abundan los profesores privados que enseñen estos lenguajes. Todas estas razones provocan que nuestras aulas sean la única opción, para una gran cantidad de adultos, de aprender tanto francés, como alemán y portugués”, aporta la Lic. Lidia Sánchez Gómez, profesora de francés.

La profesora Lidia enseña francés a sus alumnos

“Puede parecer pretencioso, pero el idioma no es solo una manera de resolver una necesidad laboral, sino que permite conocer, de primera mano, la cultura de cada pueblo. Ser un políglota es, incluso, una forma de diversión intelectual. He venido, y seguiré viniendo a esta escuela a aprender la mayor cantidad de idiomas posible”, complementa Yasmany Alba Reyes, estudiante que ha cursado varios idiomas en el centro docente de la ciudad espirituana.

“Estudiantes, la escuela ahora sí puede ser suya”

Durante mucho tiempo, la Escuela de Idiomas sólo permitía la entrada a personas con vínculo laboral. Esta exclusividad provocaba serios dolores de cabeza a la población espirituana.

“Para mí el italiano fue una necesidad apremiante. Durante gran cantidad de años la escuela de idiomas y su oferta de ese lenguaje estaba ahí al alcance de la mano, pero no para la mía. Yo era estudiante y por esta razón no podía acceder a los servicios de la institución”, confesó Miguel Ángel Valdivia, artista espirituano.

Ese panorama ya no es el mismo en los predios de la actual Escuela de Idiomas. Los estatutos que rigen su funcionamiento cambiaron, y hoy ofrece sitio a una mayor variedad de alumnos.

“Pueden matricularse, durante los primeros diez días hábiles del mes de julio, tanto trabajadores como estudiantes. Si existiesen plazas disponibles, recibimos con agrado a los estudiantes que durante muchos años no podían acceder a la sabiduría guardada en nuestras aulas” expresó Hortensia de la Caridad, regente de la Escuela de idiomas.

Incluso, las oportunidades van más allá y hoy se permite la enseñanza a estudiantes extranjeros. Hortensia continúa acerca del abanico de ofertas de la institución docente:

“Algunos de nuestros alumnos son estudiantes extranjeros que están interesados en la cultura idiomática. Ya ellos tienen un paso adelantado: manejan su idioma de cuna, poco a poco van conociendo el español y además ahora se involucran con un tercer lenguaje. Si son estudiantes becarios del gobierno, realizan los trámites necesarios y entonces la escuela está a su disposición”.

Este centro docente se ubica como uno de las referencias de la enseñanza de lenguajes en el territorio. Creado aquí a finales de los 60 del siglo pasado, nació con el objetivo de suplir necesidades laborales idiomáticas de los trabajadores. La Universidad José Martí y sus carreras afines a los lenguajes tienen una hermana no menos avezada, experimentada y madura: la espirituana Escuela de Idiomas de la Educación de Adultos.

No hay comentarios