El judoca espirituano de 37 años Yangalini Jiménez competirá el fin de semana en el campeonato nacional de judo de la Asociación Nacional de Ciegos (ANCI) que tendrá por sede a Guantánamo.

En la más oriental de las provincias cubanas el dos veces medallista bronceado en Juegos Paralímpicos tratará de extender la hegemonía a nivel de país en la división de más de 100 kilogramos, donde ha sido la principal figura desde que en el 2006 saltó a la palestra internacional con el oro en el Mundial de Francia.

El torneo nacional marcará además el inicio de un ciclo olímpico, en el que Jiménez tratará de llegar a la cita de Tokio en el 2020, en lo que sería su cuarta Paralimpiada.

Para asumir el evento en la llamada tierra del Guaso el atleta de la Sierpe ha entrenado en la EIDE Lino Salabarría.

“Me siento muy seguro y con la motivación necesaria para mantener el objetivo que siempre llevo a cada competencia, ganar una medalla, sin importar el color, aunque en Cuba creo que tengo potencialidades para seguir siendo campeón”.

En el 2016 Yangalini fue uno de los diez mejores atletas discapacitados de Cuba, al igual que en el 2015.

En su prolífica carrera aparecen las medallas de oro en los Juegos Parapanamericanos de Río-07, Guadalajara-11 y Toronto-15.

También suma la plata individual en los III Juegos Mundiales de la Asociación Internacional de Deportes para Ciegos y Débiles Visuales, en los que se proclamó campeón por equipos en el 2007.

En los Mundiales de la Asociación Internacional de Deportes para Ciegos ha sido dueño de una plata y un bronce en las lides celebradas en Estados Unidos y Turquía en el 2014 y 2010, respectivamente.

En el 2016 reinó en el Grand Prix Internacional Infraero de Judo para Ciegos y Débiles Visuales, celebrado en Río de Janeiro con la presencia de más de 200 atletas de 17 países.

El único evento internacional de nivel en el que ha quedado fuera del podio fue los Paralimpicos de Beijing-08, donde fue eliminado en su primer combate.

No hay comentarios