Corren instantes incrédulos en Cataluña. Aunque cabía como una posibilidad real, nadie esperaba que se sucediera tan pronto. Simplemente, tomó de sorpresa a seguidores, especialistas y toda la barra mundial.

Luis Enrique en junio cumple tres años en el banquillo azulgrana. Aunque a muchos no le asentara su manera de dirigir, incluso dentro de las propias filas de fans barcelonistas, lo pragmático es que hizo campeón al Barcelona una y otra vez en competición doméstica, así como una vez rey europeo. ¿Cuantos han hecho esto último? Solo tres: Cruyff, Rijkaard, Guardiola y Luis Enrique.

Candidatos tocan a la puerta, en cola y apretujados. Un sucesor de Pep o Tito sería Unzue, un hombre que significa una manera de dirigir similar en cuanto a estilo y carácter. También suenan otros quinelas como Valverde o Eusebio, caracteres de Latinoamérica, dígase Pochettino o Sampaoli, nombres más cercanos como Oscar Garcia el de la Masía, o también apuestas europeas como Blanc o De Boer.

Sin embargo, no suena, ni en la prensa más seria, ni en boca de especialistas, ni en análisis de los que saben de este deporte y conocen que sin carnet de entrenador es prácticamente improbable que Xavi se siente al banquillo de uno de los más grandes de Europa, el nombre de esta quimera de la historia del mediocampismo.

Bartemou, si no es ahora, debería pensárselo para segundos futuros. Xavi representa los más puros valores del barcelonismo, entrecortados ahora mismo como en la época del Tata. Xavi haría volver a lo primigenio del estilo Barca, como mismo lo hiciera Pep hace algunos años. Este último convirtió al Barca en un tema de clase indescifrable para cualquier equipo. Xavi, por su parte, con las inteligencia que lo caracteriza, porque testigos de sus dotes con la cabeza fuimos todos en su época de jugador (prensa, amigos, compañeros de equipos…) y mediante el apoyo de su exclusiva visión de juego, podría situarse en un mismo escalón que uno de sus entrenadores preferidos.

Tiene la venia de los jugadores. ¿Quién en el vestuario del Camp Nou no podría hacer migas con Xavi? El constituía parte de ese grupo hasta hace pocas temporadas, fue su capitán, un manojo de reflexión y cordura. Y estas mismas habilidades lo haría un as en el trato con la prensa y todo el ambiente que rodea al Barca, un asunto que tampoco anda bien en los últimos meses.

Xavi no posee el carnet para poder entrenar al primer equipo del Barcelona. Incluso, ases como Guardiola y Zidane entrenaron antes a equipos a las filiales antes de dar el salto de sus vidas. Ubicarlo en el timonel sería cuanto menos, una decisión arriesgada, técnicamente engorrosa y pragmáticamente, ahora mismo, imposible.

Sin embargo, no hay barra barcelonista que no lo tenga en su idilio. No hay admirador del mejor equipo del siglo XXI que no se atreva a arriesgarse. Si dejaran el asunto en manos de ellos, puede apostar que tendríamos al tanque pensante de vuelta en el Camp Nou.

No hay comentarios