Camilo es mucho más que un apelativo para convertirse en un símbolo para la Juventud Cubana y para los espirituanos tiene un excepcional valor, al estar ligado su nombre a uno de sus municipios al pasar a la historia como el Héroe de Yaguajay.

En cada niño y joven cubano está la presencia del sonriente hombre del sombrero alón y sonrisa amplia por la manera en que amó y se identificó con los niños, afirmación avalada por numerosos testimonios gráficos.

Era tal el respeto y estimación de Fidel por el Heroico Comandante rebelde que acuñó una frase con la que se dirigía a Camilo, cada vez que pronunciaba un discurso en los primeros meses de la Revolución: “¿Voy bien, Camilo?”, a la que el Señor de la Vanguardia le respondía “Vas bien, Fidel”,

Antes, cuando su ascenso a Comandante y encargarle la misión de la Invasión de oriente a occidente el insigne guerrillero le escribió en una misiva al máximo líder de la Reolución: “Más fácil me será dejar de respirar que dejar de ser fiel a su confianza”.

En uno der sus discursos Fidel le pidió al pueblo cubano “que, cada vez que la patria se encuentre en una situación difícil… se acuerde de Camilo” y no fue casual que el Che lo identificara como “el hombre de confianza de Fidel, como la imagen del pueblo”.

No hay comentarios