Las comunidades del Consejo Popular de Jobo Rosado, en el norteño municipio de Yaguajay, se suman a las múltiples que se han restaurado principalmente en zonas rurales y del denominado Plan Turquino en la central provincia de Sancti Spíritus.

Aunque parezca engorroso tratar los reiterados acontecimientos de las comunidades reanimadas aquí en los último dos años, lo cierto es que, no obstante su similitud, siempre hay nuevas cosas qué decir por su extraordinario contenido humano.

Ahora le correspondió su merecido turno a la comunidad de Jobo Rosado, en el municipio de Yaguajay, donde tuvo uno de sus campamentos durante la invasión, el insigne Comandante Camilo Cienfuegos, recordado con mucho amor por todos, incluso hasta para quiénes no le conocieron.

El ambiente festivo se respira una y otra vez, como demostración de la alegría colectiva por los necesarios cambios en las comunidades. Los consultorios médicos y otras instalaciones, por ejemplo, no sólo recuperan sus estadios originales, sino que superan sus mejores momentos, tanto del inmueble como en su confortable y acogedor mobiliario

Siempre encontramos atrayentes elementos informativos, como que el municipio de Yaguajay terminó 2016 con Cero Mortalidad Infantil, incluyendo estas zonas apartadas del Plan Turquino. Algo realmente interesante es que desde hace más de cinco años no se reportan niños de bajo peso al nacer.

Las escuelas continúan reafirmando su categoría como los centros más importantes de la comunidad y reciben también una atención priorizada, con la ayuda de las instituciones y con el altruista apoyo de la vecindad.

Las tiendas de víveres, o bodegas, reciben mucho más que una simple reanimación y superan en mucho ese concepto en sus valores de orden, confort e higiene.

Estas acciones responden también a la solución de infinidad de planteamientos de la población. La reanimación de Jobo Rosado, convertida en implícito homenaje a Camilo Cienfuegos y sobre todo a la obra siempre presente del Comandante en Jefe Fidel Castro, no es una acción más para el beneplácito popular de sus habitantes, sino un trascendental acontecimiento que no por reiterado deja de tener perpetuamente un inapreciable contenido humano.

No hay comentarios