Los Pollones espirituanos visitarán a partir de este viernes a Camagüey en la segunda subserie del campeonato nacional de beisbol sub-23.

A ese compromiso los dirigidos por Lázaro Martínez llegarán empatar a dos victorias por bando el duelo inicial frente a Las Tunas.

Colectivamente los espirituanos batean para .309, con cuatro bases robadas, aunque han ingerido 21 ponches. Con el madero sobresale Rodoleisis Moreno, que compila 500, al pegar ocho imparables en 16 turnos. Otro que se distingue es Yankiel Mencía, al promediar 412 con cuatro impulsadas.

En el pitcheo, los cuatro choques de apertura dejaron una efectividad de 3.50, con 27 ponches y 15 boletos regalados. En este renglón las palmas para Pedro Álvarez, quién tuvo una buena apertura, al tirar siete episodios sin permitir carreras.

En el inicio del campeonato con el guante jugaron para .975 con cuatro errores.

En el caso de los camagüeyanos barrieron a Ciego de Ávila con una soberbia demostración en todos los aspectos. De tal suerte batearon para .314, promedio perfecto de carreras limpias en el pitcheo y apenas una pifia al campo para promedio de 993.

A juzgar por estos números el compromiso entre espirituanos y agramontinos se antoja complejo, y quizás sea un medidor de las reales potencialidades de ambos equipos para lo que resta del torneo.

No hay comentarios