La Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, en la central provincia de Sancti Spíritus, fue sede de la celebración nacional por el inicio hace medio siglo en el país del programa arrocero impulsado por Fidel en diversas regiones del territorio nacional.

Cuando el 12 de mayo de 1967 en tierras orientales Fidel concibió la idea de que en ambas orillas del río Cauto se podía desarrollar la producción de arroz, nació este proyecto bajo la concepción de integrar agricultura, tecnología, sistemas de riego, investigación y comunidades arroceras.

El despliegue del cultivo se extendió rápidamente a zonas de Camagüey, Matanzas, La Habana, Pinar del Río y en la parte sur espirituana de El Jíbaro, pertenecientes a la entonces provincia de Las Villas, con el objetivo de que el país pudiera abastecerse del grano y obtener altos rendimientos en la cosecha.

Hasta los arrozales de La Sierpe llegaron productores y trabajadores destacados de las diferentes formas productivas del país, fundadores del programa a nivel nacional, representantes de la rama agrícola y de las estructuras políticas y estatales de la provincia

“Fidel le dedicó mucho tiempo a esta actividad, visitaba los lugares, chequeaba los proyectos; insistía mucho en la preparación técnica del personal, en lograr variedades cubanas, abrió el camino de la investigación, nos enseñó a ser científicos”, narró en el encuentro Miguel Rodríguez Mayea, a quien correspondió dirigir el programa desde su fundación.

Como parte de la celebración por el medio siglo de la obra arrocera ideada por Fidel en diversas regiones de la isla, se subrayó el alcance de la infraestructura desarrollada en La Sierpe porque fue la zona donde se logró un mejor nivel de terminación de la concepción inicial del programa.

Lázaro Díaz Rodríguez, director de la División Tecnológica del Arroz en el Ministerio de la Agricultura, manifestó que el reto inmediato del sector se concentra en la necesidad de utilizar el agua con más eficiencia para favorecer el incremento de los rendimientos y la producción.

No hay comentarios