Con la certeza de que ni el genocida bloqueo imperial ni las crisis globales podrán borrar la sonrisa de sus niñas y niños, Cuba se viste hoy de fiesta para regalar a “los que saben querer” toda la alegría, la ternura y un inolvidable Día Internacional de la Infancia.
Colectivos e instalaciones pioneriles, círculos infantiles, centros recreativos, parques, hogares de niños sin amparo familiar, hospitales y salas de Pediatría, campos, serranías: no habrá sitio ajeno a la fiesta, en un país que a sus pequeños consagra no uno, sino todos los días, para que disfruten a plenitud esa edad dorada.
En 1954, la Asamblea General de la ONU acordó la celebración anual de un Día Internacional de la Infancia -por el entendimiento y la hermandad entre todos los niños del mundo, y por su bienestar-, en la fecha en que cada país decidiera, y la Antilla Mayor, igual que muchos otros, escogió el primero de junio.
Desde esta Cuba libre, bastión de la infancia protegida, los niños y adolescentes enviarán a sus coetáneos en todos los confines del planeta un mensaje de amistad y confianza en el porvenir, expresó Aymara Guzmán Carrazana, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas y presidenta de la Organización de Pioneros José Martí.
A la ACN afirmó que infinidad de razones para la alegría tienen los “pinos nuevos”, la primera ser el mayor tesoro de un pueblo que los cuida más que a las niñas de sus ojos, que todo lo hace pensando en ellos y defiende su derecho a una vida plena y a una participación real en la vida de la nación.
En una fecha como esta, podemos proclamar con legítimo orgullo, que entre los millones de niñas y niños en el mundo sin acceso a la educación, obligados a trabajar, mendigar, prostituirse, o que mueren de hambre y de enfermedades prevenibles y curables en el mundo entero, no hay un solo cubano, recalcó.
Añadió que, muy por el contrario, la Antilla Mayor sigue construyendo la utopía posible, con la meta  -impensable para muchos- de mejorar cada vez más la calidad del disfrute de los derechos de sus niños, conquistados por la Revolución y garantizados a todos por igual, incluso desde antes de nacer.
Con matutinos tan especiales como la fecha comenzará la jornada en cada escuela primaria, secundaria básica y de la enseñanza especial, donde por la tarde el Movimiento de Pioneros Exploradores será activado y “lloverán” las iniciativas, precisó.
Entre muchas, mencionó concursos, exposiciones, festivales deportivo-recreativos, proyecciones de dibujos animados cubanos, cumpleaños colectivos, juegos tradicionales y de siempre, fiestas de disfraces, música, danza, poesía, teatro y suficiente espacio para que los niños pinten en el asfalto lo que piensan, sienten y sueñan.
Habló también de conversatorios y otras acciones orientadas a educar a la más joven generación en el conocimiento del espíritu y la letra de la Declaración y la Convención sobre los Derechos del Niño, y cómo se expresa y concreta en su cotidianidad, en todo aquello que hacen, dicen, reciben, disfrutan y aportan.
De y para los niños y adolescentes será la fiesta, pero con el concurso de la escuela, la familia, la comunidad, la sociedad toda y sus instituciones, para juntos celebrar este Día Internacional de la Infancia, señaló Guzmán Carrazana, y aseguró que los movimientos y organizaciones juveniles y estudiantiles no faltarán al agasajo.
La Ciudad Escolar Libertad, en La Habana, será esta vez sede mayor del convite, que ciertamente comenzó la semana anterior, con la celebración a lo grande del 28 de mayo, Día Internacional del Juego, y que en no pocas provincias se extenderá hasta el fin de semana.
A estos ingredientes sumó la exposición anual de círculos de interés del Palacio Central de Pioneros Ernesto Guevara, inaugurada este miércoles y que permanecerá abierta hasta el venidero domingo en esa institución rectora del trabajo vocacional entre las de su tipo a nivel nacional.

No hay comentarios