La lucha espirituana de la categoría juvenil ganó por vez primera en la historia la competencia nacional, al sumar 73 puntos con ocho medallas de oro, seis de plata y dos de bronce.

El resultado se sustentó en un desempeño integral en el que los muchachos del equipo de greco resultaron determinantes al liderar en su estilo.

Ese rendimiento se conjugó con los cuartos lugares de los equipos de libre – a solo tres unidades del primero- y el femenino, que con cuatro muchachas discutió tres finales.

En la modalidad clásica los espirituanos sumaron medallas de oro – Roberto Barceló en 42 kilogramos, Damián Solenzal en 63 y Norge Delfín en 85-; mientras en la libre Antony Echemendía (63), Cristian Solenzal (69) y Yonger Batista (85) reinaron en sus divisiones. Las demás coronas fueron para Geilys Marrero (46) y Melisa Matos (38).

Con el subtítulo finalizaron en la greco Wiliam Medina, Daiver Orozco y Albert Castro; en la libre Cristofer Camejo y Leonardo Rodríguez y Elisa Ramos en el sexo femenino.

Las preseas de bronce quedaron en poder de Luís Pulido (greco) y la miembro de la preselección nacional Yariani Marín.

Llamativo del desempeño de Sancti Spíritus fue que consiguió el sitial de honor con veinte atletas, de los cuáles aquellos que se fueron sin medallas lograron colocarse entre los primeros ocho, al decir del comisionado provincial Manuel Astencio, quien señaló que siete provincias tuvieron nóminas con 24 o más representantes.

En el cuadro de honor del estilo greco el atleta más destacado fue Damián Solenzal y en la libre su hermano gemelo Cristian.Detrás de los yayaberos en los torneos de lucha de la categoría juvenil celebrados en Santiago de Cuba terminaron integralmente los anfitriones (69.8) y Mayabeque (51.75). En puestos de vanguardia finalizaron además Camagüey (48.3) y Pinar del Río (46.5)

No hay comentarios