En plena primavera, los cañaverales de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Ciego Caballo, del municipio de Jatibonico, muestran los estragos de una prolongada sequía, que ha condenado al decrecimiento de la producción a la que era una de las mejores entidades cañeras de la provincia de Sancti Spíritus.

En muchos campos de la UBPC se aprecian plantones que nunca rebrotaron después de cortados en la pasada zafra, mientras que otras plantaciones, sembradas hace meses, están prácticamente secas y aportarán poquísima azúcar. 

“Tenemos muchos campos que han perdido entre el 20% y el 25% de las cepas que fueron a la cosecha y los retoños no se desarrollan, han tenido una afectación enorme”, refiere Iroelis Valdés, administrador de la UBPC Ciego Caballo.

Según Valdés, al término del mes de junio se estimó que la unidad podrá tributar para la próxima zafra unas 41 000 arrobas de caña, 28 000 menos que en pasada cosecha y apenas la mitad de lo entregada en la zafra 2014-2015.

La UBPC Ciego Caballo no es, en modo alguno la única entidad cañera perjudicada por la sequía.    De acuerdo con Manuel Pérez, Director de Operaciones de Zafra de la Empresa Azucarera de Sancti Spíritus, se calcula que la producción de caña disminuirá entre un 15% y un 25% con respecto a la zafra pasada.

“Hasta en los cañaverales que tienen una mejor situación puede apreciarse la falta de población, por las cepas que no crecieron, y las que sí lo hicieron no tienen el desarrollo esperado”, asevera el directivo.

 

EL AZÚCAR SE CONSIGUE AHORA

Conscientes de que sólo con mucho trabajo puede atenuarse el negativo efecto de la sequía, los trabajadores del sector azucarero de Sancti Spíritus han intensificado las labores culturales a la caña, con el fin de que alcanzar el mayor rendimiento posible.

“Hoy tenemos las plantaciones limpias, cultivadas, fertilizadas y le hemos aplicado el bioestimulante Fitomás, para que las lluvias de primavera puedan brindar el máximo beneficio”, explica Iroelis Valdés.

En opinión de Manuel Pérez, en toda la provincia se afianza la cultura cañera, expresada en la realización de las labores con mucha más calidad y en mejoría de la imagen de las unidades productoras.

Una vez iniciadas las lluvias de primavera, también se ha potenciado al máximo la siembra de caña, para asegurar la materia prima que se molerá en la zafra 2018-2019, luego que el primer semestre culminó con unas 4 500 hectáreas plantadas, 950 menos que lo previsto, debido a la falta de precipitaciones.

“Están creadas todas las condiciones para recuperar los atrasos en el mes de julio y cumplir el plan de siembra de caña del año en septiembre”, asevera Manuel Pérez, quien agregó que, si se incrementa la disponibilidad de agua en los embalses, el propósito es sembrar otras 1 000 hectáreas en el último trimestre del año.

Para avanzar más en la siembra, la provincia tiene a su favor una mayor humedad en los suelos y la puesta en explotación de cinco nuevas máquinas sembradoras, fabricadas en el país.

“Cada una de las máquinas puede sembrar en una jornada lo mismo que 20 o 25 hombres en cuatro días”, sostiene Armando Remedios, Jefe del Frente de Corte de la Unidad de Atención a Productores Uruguay. 

“Los equipos, además de ser más productivos, permiten aprovechar mejor la semilla, realizar la siembra con más calidad y se hace en el momento óptimo”, recalca Remedios.

SE PREPARA LA OTRA ZAFRA

Cuando faltan cinco meses para el inicio en Sancti Spíritus de la zafra 2017-2018, se han realizado en la provincia múltiples acciones dirigidas a alistar la maquinaria agrícola, los medios de transporte y la industria.

Tanto en los talleres más grandes como en los ubicados en cada unidad productora, se aprecian obreros reparando las cosechadoras KTP y CASE, muchas de las cuales ya pueden observarse totalmente arregladas y pintadas.

“Desde que finalizó la zafra hicimos el diagnóstico de cada máquina y nos dimos a la tarea de reparar 15 combinadas cañeras antes del primero de julio, y ya tenemos listas 17”, precisa el ingeniero Alberto González, Jefe del Taller Central Capitán San Luis, del municipio de Jatibonico.

De igual forma, en otros lugares se han realizado las acciones de reparación y conservación a numerosos camiones y remolques, al tiempo que se han reanimado los propios talleres agrícolas e industriales, donde las máquinas recibieron mantenimiento y fueron pintadas.

En la provincia también se ha mejorado una veintena de kilómetros de caminos cañeros, y se ha trabajado en el acondicionamiento, mantenimiento y pintura de las instalaciones de las unidades productoras, así como de los almacenes, comedores y oficinas.

No hay comentarios