A las tres de la tarde, desafiando el agobiante calor de julio, obreros agrícolas de la finca la Chorrera, en municipio de La Sierpe, preparan la semilla para realizar una gran siembra de yuca. Cerca de allí, otro grupo de trabajadores guataquean un campo recién plantado.

Son escenas cotidianas en la Unidad Empresarial de Base (UEB) Natividad, perteneciente a la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, entidad de la provincia de Sancti Spíritus que, más allá de tradición en el cultivo del arroz –es una de las mayores productoras del cereal en Cuba– continúa apostando por la diversificación de las producciones.

“Nosotros teníamos en la finca La Chorrea unas 30 hectáreas sembradas de plátano y hemos duplicado esa área; también pretendemos contar con unas 70 hectáreas de yuca, cultivo prácticamente inexistente aquí”, comenta Ricardo Díaz, Jefe de producción de la UEB Natividad.

Díaz muestra entusiasmado áreas que antes se encontraban infestadas de marabú y hoy están cubiertas con plantas de mango y yuca intercaladas.

“Sembrar frutales es una prioridad “, expresa Eddy Santiago Gómez, director técnico-productivo de la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, quien asegura que las producciones de mango y guayaba han crecido notablemente en los últimos años y prosigue su fomento.

“Estamos sembrando más de medio centenar de hectáreas de mango en diferentes unidades productoras, y al mismo tiempo resembramos las plantaciones ya establecidas para incrementar la producción”.

De acuerdo con el directivo, también iniciaron la siembra de plantas de coco, fruta que, al igual que el mango y la guayaba, sería procesada por la mini-industria con que cuenta la empresa.

Eddy Santiago Gómez informa que durante los meses transcurridos del 2017 en la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro se han sembrado más de 1 000 hectáreas de cultivos varios y la producción entregada asciende a unas 6 600 toneladas, volumen superior a lo aportado en años anteriores.

En los últimos años los trabajadores de entidad sierpense también recuperaron numerosas instalaciones que se encontraban deterioradas, con el fin de producir proteína animal.

“Hemos invertido gran cantidad de dinero en la recuperación de las instalaciones y ya hoy alcanzamos, en algunas producciones, resultados superiores a los que teníamos antes del Período Especial”, asevera Eulogio Rodríguez, director de la UEB Comercialización de Productos Agropecuarios, de la Empresa Sur del Jíbaro.

Según Rodríguez, se recupera paulatinamente la ceba de toros y la producción porcina y de aves (gallinas rústicas y especializadas), con la finalidad de aportar carne y huevos; crece la cría de conejos, carneros y cabras, y hasta se inició la crianza de guineos y codornices.

“En la medida que vamos recuperando las instalaciones vamos introduciendo nuevas especies y aumentando los animales de aquellas que muestran mejores resultados”, refiere el directivo, mientras recorre un área con plantas de alto valor proteico, sembradas en su UEB con el objetivo de asegurar la alimentación del ganado mayor y menor.

Las producciones agropecuarias de la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro de destinan a la alimentación de los trabajadores, a la venta a la población y al turismo.

“Hoy estamos en condiciones de que La Sierpe se autoabastezca de gran parte de los alimentos que producimos, sobre todo de plátano, yuca y frutales, y continuamos vendiendo a la Empresa Provincial de Acopio, encargada de distribuir productos en los demás municipios espirituanos y hacer envíos a otras provincias del país, incluida la capital”, sostiene Eddy.

En momentos en que la sequía mantiene limitado el cultivo de arroz, se hace más necesario que otras producciones indispensables para los pobladores de la Sierpe y de la provincia de Sancti Spíritus sean potenciadas en la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, considerada por muchos como una de las entidades más pujantes del sector agropecuario cubano.

 

No hay comentarios