Cartagena de Indias recibe por estos días a seis peloteros espirituanos, quienes además de admirar la belleza de esa ciudad fundada en 1533, tratarán de aportar todo el talento que poseen a la selección cubana de beisbol sub-15 que participa en el III Torneo Panamericano.

Los hijos de la villa fundada en 1514 que hicieron el grado al certamen premundial son el receptor Yaidel Guerra, el torpedero Kevin Arévalo, el jardinero e inicialista César Hernández, el tercera base Ronald Pérez y los lanzadores Luis Dani Morales y Elwin Parra.

Ellos primero mostraron cualidades en la etapa regular del campeonato nacional y la hexagonal final, y luego convencieron a los entrenadores en la fase de entrenamiento de la preselección nacional.

De ellos, el derecho Morales asumirá el rol de líder en el cuerpo de pitcheo; mientras que Hernández será el tercer bate y Arevalo el defensor del campo corto.

El certamen se juega por el sistema de todos contra todos en dos grupos. En el A fueron ubicados Colombia, México, Puerto Rico, Dominicana, Brasil y Honduras y en el B aparecen Estados Unidos, Cuba, Venezuela, Panamá, Nicaragua y Argentina.

Los tres mejores de cada llave avanzan a la siguiente vuelta; mientras que los eliminados jugarán la ronda de consuelo. En esa fase se arrastra los resultados y los equipos se enfrentan a los del segmento contrario.

Los dos mejores de la llamada súper ronda disputarán la final y el tercero y cuarto se medirán por el bronce.

El III Panamericano sub-15 comenzó el 11 de agosto y concluirá el día 19. Los cuatro elencos mejor ubicados clasificarán para el mundial de la categoría del 2018, que está previsto se realice en República Dominicana.

En la primera edición del panamericano sub-15 los cubanitos se agenciaron la plata en Barranquilla-11; mientras que en Aguascalientes-13 finalizaron cuartos. En los mundiales de esta edad los nuestros ostentan el subtítulo del 2012 y las coronas del 2014 y 2016.

No hay comentarios