“Espero que ahora las presas sí lleguen al tope de sus capacidades”, nos expresó el ingeniero Alberto Eirín, Delegado provincial de Recursos Hidráulicos, en una conversación informal mientras me trasladaba con él en su automóvil, por la central ciudad cubana de Sancti Spíritus, capital de la provincia de igual denominación.

Eirín precisó que en estos días, sin grandes torrentes, ya había incrementado su volumen la presa Zaza en más de diez millones de metros cúbicos, cantidad muy insuficiente por la capacidad de embalse de mil 20 millones -es el mayor del país- pero ya es algo que indica las prominentes perspectivas.

La recuperación enunciada es de significativa importancia para el territorio espirituano, pues de esto depende, principalmente, la producción de la Empresa de Granos Sur del Jíbaro, donde se cultiva aproximadamente la cuarta parte del arroz que se produce en el país y desde hace varios años ha estado deprimida por los bajos volúmenes de la Zaza que ahora solamente acumula un 18 por ciento de su capacidad.

Sancti Spíritus es la provincia con más capacidad de embalse de la nación y posee nueve grandes embalses, todos abatidos por la intensa sequía hidrológica, menos Tuinucú que envía sus 57millones de metros cúbicos para el suministro de agua potable a la población de la cabecera provincial y parte del municipio de Cabaiguán.

Las presas son también muy importantes al ser reguladoas y evitar grandes inundaciones, como ocurría antes, por ejemplo, cuando el ciclón Flora, con sus devastadores resultados en pérdida de vidas humanas y materiales.

No hay comentarios