Sancti Spíritus volvió a inicios de esta semana a dar un contundente aviso a todos sus rivales en la Serie Nacional 57. Que no son el mejor conjunto es harto conocido, pero que poseen unas tremendas beisboleras ganas de estar entre los cuatro comodines es un asunto que demostraron otra vez en la última subserie terminada hoy en el José Antonio Huelga.

El primer día del mes comenzaba esta pequeña historia en predios espirituanos contra Matanzas. Nada bien apuntaba para los gallos el inicio de la subserie particular. Seis por dos vencieron los matanceros, en un encuentro nada trascendente por la cantidad de hits, siete de Sancti Spíritus por seis de sus rivales.

Pedro Álvarez no poseyó buen control en el intento de abrir la senda victoriosa dentro de la subserie, al permitir cuatro boletos en siete innings de actuación, elemento que soslayó su buena contención de imparables, tan solo cuatro en esa cantidad de entradas.

Tampoco el pitcher abridor rival, Yoanni Yera fue un frontón para el bateo espirituano, pero en definitiva se llevó la victoria al permitir seis hits en cinco entradas lanzadas con dos carreras limpias.

Un día después la subserie particular volvía a equilibrarse. En un excelente partido de beisbol, los gallos sonrieron dos por uno, con solo producción de cuatro hits por seis los matanceros. Yamichel estableció un tenso duelo con Irandy Castro, abandonando cada uno de ellos el choque a mediados del segundo tercio con empate a uno, y dejando entonces la escena lista a los relevistas. Resultó solo que los de la tierra del Yayabo si sostuvieron el juego mientras el matancero Yanier Blanco a la postre permitía la carrera del gane.

La jornada siguiente vendría a ser empañada por la lluvia. Con todo listo en el José Antonio Huelga, las condiciones del tiempo no permitieron el choque, postergado para hoy. Y el descanso sentó parece a los bates de los gallos, los que en racha definieron el partido a la altura del sexto inning, con producción de seis carreas.

Mientras, del montículo espirituano se paró un muy confiado Yoen Socarrás (3-3), quien sólo permitió dos imparables en siete entradas, por Matanzas no tenía su mejor mañana el legendario Jonder Martínez (4-2), apabullado por el bateo espirituano de nueve inatrapables y tres carreras en cinco y un tercio de labor.

Por los espirituanos destacó otra vez el encendido Orlando Acebey (4-3, 2 CI) mientras Frederich Cepeda (3-2) elevó su promedio a 463 para confirmarse como líder de los bateadores en el torneo.

De esta manera los gallos se asientan el séptimo lugar de la 57 Serie, con balance de 21 ganados y 18 perdidos, un juego por delante de Ciego de Ávila y a uno y medio del quinto lugar Artemisa. Precisamente, contra estos se verán las caras a partir de mañana, para cerrar esta primera fase del torneo con Villa Clara en su patio del coloso de Los Olivos.

No hay comentarios