La Compañía espirituana Haciendo Futuro es hoy sede de una de las más importantes muestras del arte aficionado de esta provincia. Esta compañía prepara espectáculos y hoy la integran veinticinco niños y diez adultos.

El equipo web de Centrovisión, presente en los ensayos de la sección infantil, conoció detalles de cómo visten el arte estos espirituanos. Pedro Jorge Sánchez, director de la compañía, comenta al respecto:

“Es gratificante observar el desarrollo de las aptitudes artísticas de todos, tanto de los niños como los adultos. Aprenden rápido, se motivan por los instrumentos maravillosos que provee el arte, como aprender a cantar mejor o bailar de manera estética”

“El camino de convertirse luego en profesionales depende sólo de ellos, pero realmente aquí el objetivo es proveer el arte como una herramienta de inspiración para la vida, como una manera de ser polivalentes en la cotidianeidad que los rodea”.

La compañía cuenta con dos profesores. El entrevistado anterior, regente de este grupo de talentos, los acompaña desde la fundación de la brigada en 2000. Por otra parte, Orlando Sotolongo Hernández constituye el brazo pedagógico que completa la mancuerna de “Haciendo Futuro”, un proyecto que exige de él dedicación y estudio:

“Soy de Taguasco y cada fin de semana, desde hace muchos años, viajo a la capital provincial para hacer que mis muchachos bailen cada vez mejor. Esto me mantiene entrenado, evoca mi condición de pedagogo, y me vincula directamente con la comunidad. Esto es arte comunitario en su máxima expresión”.

Precisamente, ofrecer cultura a pueblos y comunidades, es una de las principales utilidades sociales del proyecto. De manera contraproducente, Jorge Sánchez afirma presentarse de manera ocasional en tierras provinciales.

“Nos convocan más para actividades en otras provincias que dentro de Sancti Spíritus. En esos lugares actuamos en jornadas de la cultura, carnavales y espectáculos artísticos en comunidades que normalmente no disfrutan de actuaciones en vivo. Toda Cuba es escenario de nuestros pasos. Sancti Spíritus, en cambio, no nos ve actuar con mucha frecuencia”.

Uno de los principales fuertes de la Compañía es el trabajo que despliegan los niños. Son claves en esta compañía, aprenden rápidamente y hacen disfrutar a cada comunidad con su arte de príncipes enanos. Osdelvis Santiesteban Valdivia ilustra sobre el particular:

“Actuamos siempre en un espectáculo en dos partes. Primero empezamos nosotros y luego los mayores. Ambos grupos nos encargamos de cantar, bailar con coreografías típicas de la cultura tradicional cubana, actuar e incluso hacemos números humorísticos”. Lauren Gómez, integrante de la compañía, añade:

“Es increíble desde tan pequeños tener la posibilidad de lidiar con un público, con su respeto, admiración y aplausos. A mí me encanta cantar, pero cuando sea grande si no sigo este camino igual nunca olvidaré los momentos que viví con la compañía, todo lo que me enseñaron los profesores en pos de aprender las diferentes manifestaciones artísticas”

Los padres de cada muchacho conocen las virtudes de integrar sus niños a esta brigada. Aquí el tiempo de cada ensayo y actuación es utilidad y virtud. A cada progenitor de la ciudad de Sancti Spíritus aconsejan, si han observado algún tipo de aptitud artística en sus hijos, que contacten a la compañía para que sean testigos del tipo de academia que constituye “Haciendo Futuro”.

“Es algo mucho más allá de que enseñen a tu hijo a cantar o bailar. Aquí se crea un sentido de la responsabilidad, una manera de afrontar la vida que es muy inusual en estas edades. Los niños y adolescentes ensayan en casa, le toman respeto a las tareas individuales y comienzan a respetar los horarios”, confía Jorge Gómez Abdura, padre de un alumno integrado a la brigada artística.

A la corriente de opinión se suma Maritza Cruz Benavides, madre de una de las principales voces de la compañía.

“Me di cuenta que la niña tenía una voz particularmente melodiosa cuando sólo era muy pequeña y tarareaba los temas infantiles que le cantaba de manera muy musical. Aquello se oía bien y intenté incorporarla al grupo. Hoy, mi niña, además de hacer lo que todos hacen a su edad, también emplea el tiempo libre en estas utilísimas actividades”.

La compañía Haciendo Futuro tiene como precedente una histórica agrupación musical espirituana de niños y adolescentes aficionados. Juventud 2000, nacida en 1982, hizo crecer durante todo el final de la pasada centuria las aptitudes musicales de numerosos infantes que devinieron en artistas profesionales a lo largo de los años.

Luego el proyecto infantil devino en una nueva generación conocida como “Haciendo Futuro”, una brigada que ya incluía adultos y más volcada al espectáculo e integración de diferentes manifestaciones artísticas. En la actualidad, los especialistas la consideran una de las más importantes compañías de artistas aficionados de todo el territorio central cubano.

No hay comentarios