En Sancti Spíritus son muchas las actividades que se realizan durante todo el año para recordar la figura de Fidel, fundador y líder histórico de la Revolución Cubana.

Adentrándonos en un noviembre de su inmortalidad histórica durante este mes son y serán muchos los espacios de tributo al líder revolucionario. El día 25 se cumple el primer aniversario de la lamentable pérdida física del Hombre Revolución,

La escuela primaria Serafín Sánchez, de la capital espirituana, es un ejemplo de ello. El tratamiento de la figura de Fidel en la historia que reciben los alumnos allí es uno de los primeros acercamientos en profundidad a los detalles de quien hizo nacer uno de los proyectos más justos del siglo XX en todo el mundo.

“El principal espacio que buscamos para abordar la figura del Comandante en Jefe es la actividad complementaria. Es una oportunidad que nos otorga el programa docente para el conocimiento de héroes de la Patria, visita a sitios históricos de la localidad, etc”

“A través de este ejercicio, colocamos a los niños documentales sobre la vida de Fidel, preparamos lecturas de poesías y canciones, hacemos encuentros de conocimientos, todo en función de la aprehensión de su figura, y principalmente en su faceta de amor y cariño hacia las nuevas generaciones”, comenta Ivis Simón Luna, maestra de sexto grado de la escuela espirituana.

Los relatos sobre Fidel abundan en cada actividad complementaria. Una generación que no llegó a disfrutar muchos momentos de la vida del Comandante junto a su pueblo, ahora conoce a través de ejercicios didácticos cada anécdota del guerrillero, del político, del orador, del defensor de los derechos de los niños.

“Un asunto que me hizo pensar en que tan grande era ese hombre fue su especial atención a los eventos de los niños en Cuba. Cómo siempre sacaba un espacio, a pesar de sus funciones como presidente, para asistir a Congresos pioneriles, festivales, para defender en cada tribuna los derechos de los niños”, expresó Yotuel Velazco Ortolachip a la web de Centrovisión. Su colega, Edgar Fernández Sorí, añade:

“La maestra nos ha explicado cómo Fidel se convirtió en un ejecutor de las ideas de Martí. Nuestro Héroe Nacional quiso para nosotros escuelas y un país libre, asunto que luego Fidel cumplió porque es un martiano por convicción”.

Así hablan nuestros niños de Fidel. Pequeñas muestras de que su legado está en cada aula y pasillo de las escuelas cubanas, las cuales ayudó a nacer y en la que siempre le esperó un beso de un tierno almanaque.

El orgullo de los pueblos por su historia, es el amor que sienten por sus héroes. Y en Sancti Spíritus, los niños escriben orgullo con letra inicial F.

No hay comentarios