“La información es hoy el petróleo de antes”, aseveró el periodista, catedrático y politólogo franco-hispano, Ignacio Ramonet, durante el espacio Catalejo de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec),donde intercambió con colegas cubanos.

Ramonet se refirió a cómo las grandes transnacionales de la comunicación usan complejos sistemas de recopilación de datos y algoritmos existentes para mantener vigilados – vigilancia con vocación imperial – a los usuarios de las redes sociales y plataformas de Internet.

¿Desde cuándo se vigila?, pues analizando el contexto actual y la historia de la humanidad, desde hace muy poco, afirmó el también autor de textos como Cien horas con Fidel y Hugo Chávez. Mi primera vida.

Un elemento reiterado en su más reciente título, El imperio de la vigilancia, donde refleja: “la idea de controlar es consustancial de la modernidad del Estado, bajo el pretexto de conocer a sus ciudadanos para ayudarlos”.

Pero hoy día, no es el aparato burocrático y administrativo quien tiene la preponderancia en la vigilancia de la sociedad, sino las empresas privadas, quienes comercian con la información que voluntariamente ofrecen los usuarios en las plataformas de interacción del universo digital, explicó Ramonet

Igualmente, advirtió que los internautas dejan trazos de lo que les gusta, lo que aprecian, del tipo de personas que conocen. “Cantos de sirena” de la persuasión que pasan por canales comerciales capitalistas y  tributan a una máxima: saber lo que haces y decirte lo que tienes que hacer.

Ignacio Ramonet recibe la Distinción Félix Elmusa

Al finalizar el intercambio, por su papel en la defensa de las ideas que enarbolan los cubanos; así como por su impronta en obras dedicadas a la comunicación en las que al mismo tiempo que señala los peligros de un mundo dominado por los monopolios mediáticos, alienta a enfrentarse a esos grandes poderes, se le confirió a Ignacio Ramonet la Distinción Félix Elmusa, de la Upec.

Instituida por el Consejo de Estado de la República de Cuba, este es el mayor reconocimiento que otorga la organización gremial a quienes promuevan las relaciones de fraternidad y colaboración entre los periodistas cubanos con sus colegas y organizaciones de otros países; y realicen en el exterior una obra periodística relevante que refleje la realidad de la nación caribeña.

“En todos los escenarios hemos contado con su solidaridad, cuando fue preciso defender a los Cinco o en cualquier otro sitio donde sea indispensable levantar la voz por Cuba”, expuso Aixa Hevia, vicepresidenta primera de la Upec.

“Me toca el corazón, me parece que es una prueba de amistad y confianza extraordinaria, más viniendo de mis colegas cubanos que ejercen un periodismo de alto nivel”, expresó Ramonet tras recibir la condecoración, entregada de manera excepcional fuera de la habitual Jornada por el Día de Prensa Cubana, en ocasión del centenario de Elmusa y el primer aniversario de la desaparición física del Comandante en Jefe, Fidel Castro, los próximos 24 y 25 de noviembre, respectivamente.

No hay comentarios