El 25 de noviembre de 1956 zarpó del puerto mexicano de Tuxpan, hacia Cuba el Yate Granma con su carga libertaria para dar inicio a la última etapa de nuestra total independencia y ese mismo día, pero 60 años después, fallece el líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz.

La noticia de la muerte física de uno de los hombres más importantes del siglo XX conmovió no sólo a los cubanos que le lloraban, sino a miles de hombres y mujeres que en el mundo admiraban la obra del insigne combatiente revolucionario.

Fidel es considerado como una de las figuras políticas de mayor relevancia de su tiempo en la humanidad, pues consiguió que el ejemplo del triunfo y las ideas llevada a cabo por la Revolución sirvieran de ejemplo a otros pueblos oprimidos del mundo y desde entonces el mundo es más libre, no obstante, la implacable acción de los imperialistas, encabezados por el gobierno de Estados Unidos.

Fue más libre Asia, África, y en América Latina se lograron cambios sustanciales que nunca hubieran sido posibles sin la influencia de la mayor de Las Antillas, a pesar de la macabra reacción imperial.

Este 25 de noviembre no se conmemora la muerte de Fidel, sino el primer aniversario de su indetenible paso hacia la inmortalidad.

No hay comentarios