La Universidad de Ciencias Médicas Doctor Faustino Pérez Hernández de la provincia cubana de Sancti Spíritus, ubicada al centro del país, rindió tributo al Comandante en Jefe de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz, al conmemorarse un año de su partida física.

Alumnos y profesores interpretaron la canción más escuchada del año: Cabalgando con Fidel vibró en las batas blancas, que inundaron el teatro. El silencio quebró las voces repetidas veces, desde la solemnidad de quien pierde un ser querido. Aún duele la ausencia de Fidel.

LOS JOVENES GALENOS , AGRADECIDOS, RINDEN TRIBUTO A FIDEL

“A un año de su deceso, este es el momento de ratificar porqué somos revolucionarios. Cada joven desde su trinchera de ideas debe defender la obra social que marcó nuestro destino el primero de enero de 1959”, afirmó el Dr. Alejandro Mesa Muro, secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas del centro de altos estudios.

La estudiante Yiliannys Yera agradeció a Fidel una vida dedicada a la justicia social y la hermandad de los pueblos. En nombre de la Federación Estudiantil Universitaria ratificó el anhelo de ser como él. “Yo soy Fidel porque corre en mí sangre rebelde. El deseo de combatir lo mal hecho es más fuerte cada día. Quiero a mi país y doy mi vida por él”, afirmó la cursante de segundo año de Medicina.

Durante el acto se recordó a Fidel en la inauguración de la otrora Facultad de Ciencias Médicas, un 27 de julio de 1986. Mucho se ha avanzado desde entonces. El claustro docente asume el rol de Universidad, donde se integran estudios politécnicos y carreras de licenciatura.

El centro de Educación Superior asume la mayor matrícula de la Historia. Sus aulas han formado más de trece mil profesionales de la salud.

EL EJEMPLO INTERNACIONALISTA

Entre los profesores destacan miembros de la Brigada Médica Cubana Henry Reeve, para la asistencia médica en situaciones de desastre. Ellos recordaron al auditorio la vocación humanista de Fidel. “ Fidel viene a mi pensamiento cada vez que rememoro alguna anécdota que he vivido como médico internacionalista”, alega el Dr. José Cabrales Escobar, fundador de la Brigada Médica Cubana Henry Reeves.

“Recuerdo que tras el paso del huracán Katrina estuvimos días preparados para asistir a miles de habitantes de New Orleans. Fidel pasó más de cuatro horas al tanto de todo cuanto nos íbamos a enfrentar. Nos decía que los damnificados eran también nuestros hermanos y necesitaban ayuda. Varios senadores agradecieron el gesto de solidaridad del pueblo cubano; pero las autoridades gubernamentales se negaron. Era George W. Bush el presidente en aquellos momentos”.

Por su parte, el Dr. Eduardo Contreras Lara, profesor de la Universidad y fundador de la brigada internacionalista Henry Reeve, ha cumplido cinco misiones en países de América latina. Con dolor marcado en su semblante, rememora aquel amargo 5 de marzo de 2013, día en que falleció el comandante Hugo Chávez.

“Nos unimos al sentir del pueblo venezolano. Nunca había visto llorar a tanta gente. En ese momento, los colaboradores intentamos imaginar cómo sería cuando nuestro Fidel nos faltara. Ese pensamiento nos dejó perplejos. Tuve que vivirlo hace apenas un año para darme cuenta que jamás estuvimos preparados para ese suceso”, habla mientras escurre una lágrima en su rostro.

Doce meses transcurrieron desde la partida física del líder histórico de la Revolución Cubana. Médicos consecuentes con su ejemplo rindieron homenaje al galeno de ideario y acción. Hasta hoy, ellos tampoco creen, como cantó Raúl Torres, que la muerte se apoderó de Fidel.

“Ni la muerte cree que se apoderó de ti. / Hombre, aprendimos a saberte eterno/…”.

No hay comentarios