El prometedor receptor espirituano de la categoría 15-16 años Carlos Daniel Chávez evoluciona de forma positiva a una lesión que lo mantiene fuera de juego desde el 10 de diciembre.

El espigado muchacho, de 1.85 metros y 14 años, sufrió una fractura en la rótula derecha cuando chocó con la cerca tratando de fildear un batazo de flay en el right field en un partido de preparación ante Granma.

El incidente lo ha mantenido primero con un yeso y en los últimos días recibiendo rehabilitación. En la próxima semana será evaluado por los ortopédicos que dictaminarán si puede regresar paulatinamente al entrenamiento, para después sumarse al equipo Sancti Spíritus que disputa el campeonato nacional.

Chávez resultó una figura determinante en el elenco yayabero que se agenció la medalla de plata en el 2017 cuando el torneo era de la categoría sub-15.

En ese certamen promedió 317 (104-33) con diez dobletes, tres triples, 27 impulsadas y nueve bases robadas en la misma cantidad de intentos. En la final del campeonato lideró el departamento de carreras impulsadas.

A la defensa alternó en la receptoría con el titular de la selección nacional de esa edad, Yaidel Guerra; además de jugar en la inicial y el bosque derecho.

Por ese desempeño fue incluido en la preselección nacional con el objetivo de foguearlo de cara al mundial sub-15 de este año, para el que Cuba está clasificado y en el que Chávez pudiera estar, junto al también espirituano César Hernández.

La dupla integró la selección cubana que asistió al mundial sub-12 del 2015 y por la edad están aptos para ir a la cita universal de República Dominicana.

De ahí que la evolución del prometedor receptor sea interés  no solo de la provincia espirituana.

No hay comentarios