Uno de los peloteros más prometedores de la pelota espirituana vuelve a los terrenos de juego: Luis Dariel Serrano Rodríguez.

Primero fue la enfermedad que lo sacó de juego apenas iniciaba la campaña 55, después la sanción que le sumó casi dos años sin jugar. Mas esta semana regresó oficialmente a los estadios.

En el 2016 debió interrumpir su participación en la campaña 56 cuando se le detectó un foco epiléptico que requirió tratamiento médico prolongado.

Hasta el momento de su salida del juego, Luis Dariel había participado en apenas 13 partidos, con 47 veces al bate, 15 hits (entre ellos tres dobles e igual número de jonrones) para 319 de average, con seis anotadas, siete impulsadas, dos robos y 574 de slugging.

Pero casi ni pudo regresar al ser sancionado a dos años fuera del béisbol por indisciplina. Cumplido algo más de un año, la comisión provincial evaluó su comportamiento y accedió a la petición del muchacho de 23 años para volver a jugar.

“Me siento bien, aunque todavía estoy bajo tratamiento médico, estoy estable y la doctora me reevalúa cada 15 días o un mes para ver cómo va mi recuperación”.

Actualmente, Serrano entrena como parte de un concentrado en la academia provincial y ya viste la franela del equipo de Trinidad.

“Quiero comenzar a probar para ver cómo voy asimilando el juego junto con los entrenamientos acá en la academia. Durante todo este tiempo he seguido las indicaciones de la doctora y hasta ahora me han salido las cosas bastante bien, estoy algo flojo y lo primero que quiero es buscar capacidad física y hacer una base para cuando lleguen los entrenamientos para la Serie Nacional. Estoy, como se dice, entrando en caja”, sostiene.

Hasta donde se sabe Serrano se desempeñará en su habitual tercera base, aunque por interés de la provincia será probado en otras áreas como la primera base y los jardines.

“Pienso ante todo ayudar a Trinidad a que gane el campeonato otra vez y luego ir a los entrenamientos, quiero dar lo mejor de mí, recuperar mi puesto en el equipo de Sancti Spíritus y dar lo máximo para que el equipo clasifique. Debo jugar la tercera base, pero han hablado conmigo para moverme por varias posiciones, estaré donde me pongan y donde haga falta”, explica.
No fueron pocas las voces que se levantaron durante el tiempo en que Serrano regresara a los terrenos, por su talento, juventud y potencial futuro, algo que también le ayudó en el retorno.

“Fue un golpe bastante duro, ya que nunca había estado fuera de la pelota por tanto tiempo, primero por la enfermedad y luego por la sanción, pero quise reincorporarme y aquí estoy —comenta Serrano—. Mucha gente me llamaba para peguntarme cuándo me incorporaba, la comisión provincial me llamó ahora en diciembre, quiero dar lo mejor de mi para responderle a esa gente que estaba luchando por que regresara”.

Aunque en estadísticas globales, Serrano está por escribir sus mejores números en su joven carrera, en sus primeras tres temporadas compila para 246, gracias a sus 70 hits en 285 veces al bate. Mas, entre todas resalta su fuerza al bate, como lo ratifican sus 18 jonrones y 52 carreras impulsadas en ese lapso.

“Tengo 23 años, me quedan muchos años por jugar béisbol, supongo que si la salud me deja y Dios me ayuda, daré lo máximo para ayudar a los Gallos en lo que sea”.

¿Y los jonrones?, pregunta Escambray.

“Eso lo dirá el entrenamiento y los juegos, ahí veremos si salen los jonrones”, concluye.

No hay comentarios