El abogado que representa el caso de los líderes independentistas catalanes Oriol Junqueras, Jordi Sánchez y  Jordi Cuixart, calificó el caso de “afrenta contra los Derechos Humanos” y solicitó a la Organización de Naciones Unidas (ONU) que reafirme que “el Gobierno no puede reprimir la discrepancia política mediante la represión arbitraria”.

“Fueron detenidos después de que los catalanes votaran de manera abrumadora por la independencia en el referendo del 1 de octubre de 2017”, afirmó durante una rueda de prensa el letrado Ben Emmerson.

El abogado anunció este jueves en Londres que se trasladó el caso ante la ONU porque, en su opinión, su encarcelamiento es “ilegal”.

Junqueras planteó este jueves la posibilidad de investir como presidente a Carles Puigdemont, así como la opción de “combinar una presidencia legítima, aunque sea simbólica, con otra ejecutiva”.

“La cuestión es si el Parlamento (de Cataluña) puede investir a un diputado electo. Ahí radica un principio democrático elemental”, sostuvo Junqueras durante una entrevista, en la que las respuestas del exfuncionario fueron enviadas través de sus letrados, desde el centro penitenciario en el que se encuentra el líder independentista.

El caso involucra al presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras; al expresidente de ANC Jordi Sánchez y al presidente de Òmnnium Cultural, Jordi Cuixart.

Junqueras admitió que asumir la presidencia desde la cárcel implica dificultades considerables, ya que “la prisión tiene muchas limitaciones”, al tiempo que señaló que “vendría a ser lo mismo” que hacerlo desde Bélgica, en referencia a la situación del expresidente de la Generalidad, Puigdemont, que se encuentra en Bruselas.

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró que existía la posibilidad de que los líderes independentistas exiliados y presos, como es el caso de Puigdemont y Junqueras, sean inhabilitados para ejercer cargos públicos.

(Tomado de Telesur)

No hay comentarios