La política de Donald Trump hacia La Habana tiene otro aspecto muy negativo: múltiples gastos impuestos a quienes tienen que viajar primero a Colombia con el objetivo de realizar trámites de visa para llegar a Estados Unidos.

Una periodista del Nuevo Herald, Catalina Ruiz Parra narró este miércoles la odisea que sufren esas personas para obtenerla.

La principal preocupación de esos viajeros radica en el alto costo que se les impone.
Por ejemplo, las autoridades consulares  exigen  la reservación del hotel en Bogotá y los estados de cuenta bancarios de los últimos seis meses con un balance mínimo de dos mil dólares.

Además tienen que sufragar los gastos de alimentación y transporte para una estancia aproximada de tres semanas porque es obligatorio llegar 10 días antes de la entrevista.
La periodista del Herald, dijo que “el estudio de la visa” en la embajada de Estados Unidos en Bogotá cuesta 52 dólares y, si la aprueban, tienen que desembolsar otros 82 dólares.

Ante el panorama descrito, algunos hoteles y ciudadanos  particulares brindan opciones menos costosas a esos cubanos.

A ello se suma el pago de seguro por accidentes, enfermedad y  pérdida de equipaje, así como exámenes de laboratorio, cita médica, toma de huellas, entrevista y la recogida del pasaporte visado.

Lo anterior agrega la cifra de 820 dólares para una o dos personas y 10 días de estancia.
La periodista Catalina Ruiz Parra en su artículo alerta que “antes de elegir cualquier opción verifique bien la información para no ser víctima de ninguna estafa.”

He aquí otra muestra de cómo se expresa el irracional y torpe desempeño de quienes han venido asesorando el comportamiento de Donald Trump hacia Cuba.
Uno de ellos, Marco Rubio, senador ultraderechista republicano de la Florida.

No hay comentarios