Cerca del 20 por ciento del área boscosa del país está constituida por manglares. Estos ecosistemas a su vez están presente en el cinco por ciento de la línea costera nacional y poseen gran relevancia al constituir una barrera natural contra los huracanes, el ascenso del nivel del mar, y el avance de la salinidad hacia los acuíferos y las tierras de cultivo.

Sobre este importante tema, especialistas y directivos del Ministerio de Ciencia Tecnología y Media Ambiente (CITMA) debatieron en la emisión de este jueves de la Mesa Redonda.

El M.Sc. José Manuel Guzmán Menéndez, Director técnico e investigador auxiliar del Instituto de Ecología y Sistemática del CITMA explicó que junto con los bosques de ciénaga constituyen los principales humedales que permiten la sostenibilidad de la vida en la zona costera.

“Los manglares por mucho tiempo se consideraron bosques inservibles y por esta razón fueron desbastados sobre todo antes del triunfo de la Revolución, cuando su explotación era intensiva por parte de los carboneros”.

No obstante, resaltó que la nación está a la cabeza de la conservación de este recurso natural en la región caribeña, gracias a que desde la década del 70 del siglo pasado comenzaron las primeras investigaciones sobre este tema en la Mayor de las Antillas.

“Los manglares albergan una biodiversidad extraordinaria pues son hogar de aves costeras y es donde desovan especies de vertebrados e invertebrados. Entre las estrategias desplegadas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) para la adaptación al cambio climático y recogidas en la Tarea Vida, la recuperación de este recurso natural ocupa los primeros escaños de la lista”, acotó el directivo.

Manglar Vivo

El proyecto impulsa la preservación de ese importante ecosistema.

Con el compromiso de apoyar a las comunidades en la costa sur de Artemisa y Mayabeque en la recuperación de sus ecosistemas costeros, y con la ayuda del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Cuba; el CITMA presentó un proyecto al Fondo de Adaptación, con el propósito de recibir financiamiento para la rehabilitación de áreas de manglar en un tramo de 84 km entre ambas provincias, uno de los más afectados por el cambio climático.

Aprobado por el Fondo en febrero de 2014, Manglar Vivo aspira a proteger a las comunidades costeras de los efectos de las inundaciones, la erosión y la intrusión salina así como fortalecer las capacidades de los actores locales para aplicar medidas de adaptación al cambio climático.

Al respecto el Lic. David Almeida Famada, Director General del Proyecto Manglar Vivo y especialista de Ecología y Sistemática del CITMA comentó que lo primero que se busca es recuperar ese ecosistema.

“También queremos lograr una concientización de la población sobre estos temas pues es la única manera de logar su sostenibilidad en el tiempo. Aspiramos a que las propias comunidades junto a sus gobiernos sean los gestores de estas actividades”, añadió.

El especialista aclaró que se concentran en estas provincias son las más vulnerables en el país a los efectos del cambio climático pues es una zona baja y los manglares tienen un alto grado de deterioro.

No hay comentarios