Casi el 26 por ciento de los habitantes de la provincia de Sancti Spíritus padece de hipertensión arterial (tensión arterial elevada), según datos del Departamento de Registros Médicos y Estadística de la Dirección de Salud en la demarcación espirituana.

Esa dolencia, que ha mostrado una marcada tendencia al aumento durante el último lustro, en el 2017 la sufrieron más de 120 mil 500 personas en el territorio, con un incremento de cuatro mil 412 en relación con el número computado en el 2016.

De acuerdo con publicaciones que tratan este tema, Sancti Spíritus tiene una prevalencia del mencionado mal muy parecida a la existente en Cuba en los últimos años.

Según la Organización Mundial de la Salud, ese padecimiento afecta ya a mil millones de personas en el orbe y puede provocar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares, entre otros males.

Datos recientes de la Organización Panamericana de la Salud dan cuenta de que entre el 20 y 35 por ciento de la población adulta de América Latina y el Caribe tiene hipertensión.

La doctora Zamira Méndez Reus, asesora de Atención Primaria en la Dirección Provincial de Salud, dijo a la ACN que en esta demarcación tiene mayor incidencia en el sexo femenino, sobre todo en el grupo etario de 25 a 59 años de edad.

El doctor José Elías González Ibarzábal, profesor titular y especialista de II Grado en Medicina, expresó que entre los factores clásicos de riesgo de padecer la enfermedad se encuentran el tabaquismo, la diabetes mellitus, la edad por encima de los 55 años (los hombres) y 65 las mujeres, y el sedentarismo.

Otros factores NO clásicos pueden ser infecciones parasitarias o por virus, la menopausia y la proteína C reactiva, agregó González Ibarzábal, quien sugirió para disminuir el riesgo de contraer la enfermedad, realizar ejercicios físicos durante 30 minutos al día, evitar la obesidad y dejar de fumar.

También recomendó una dieta rica en frutas y verduras, y pobre en contenido de grasa y sal; además manifestó que el consumo de alcohol debe ser menor de 30 mililitros al día (en el caso de los hombres) y 15 para las mujeres.

La literatura médica define que La presión o tensión arterial es la que ejerce la sangre contra la pared de las arterias, la cual resulta imprescindible para que circule ese líquido por los vasos sanguíneos y aporte el oxígeno y nutrientes a todos los órganos del cuerpo a fin de que puedan funcionar.

En la mayoría de las investigaciones se define como normo tenso a la persona cuya presión sistólica (corresponde al valor máximo de la tensión arterial cuando el corazón late) es menor de 120 milímetros de mercurio (mm Hg) y la presión diastólica (corresponde al valor mínimo de la tensión arterial que ocurre entre latidos cardíacos) es menor de 80 mm Hg.

Una persona es hipertensa si la presión sistólica está en el rango de 140 mm Hg o más y la diastólica de 90 mm Hg en adelante.

No hay comentarios