La ovación cerró la noche de lujo en Fomento cuando los asistentes a la gala de clausura del XXIX Festival de teatro de aficionados Olga Alonso supieron que el Gran premio recayó en Agón teatro, proyecto de ese municipio.

La obra la Condesa descalza fue el pretexto perfecto para laurear a un joven colectivo, dirigido por Kiusbell Rodríguez y quienes, en esta ocasión, confirmaron talento y entrega con un texto que bebe de la novela Tuyo es el Reino, de Abilio Estevéz, Premio de la Crítica Cubana en 1999.

Igualmente, se llevaron las palmas en la categoría de Mejor puesta en escena y, por su anterior montaje, Chamaco, de Abel González Melo le confirieron el Premio Escaramujo, máxima distinción de la Dirección nacional de la Brigada de Instructores de Arte José Martí.

Por su parte, entre los proyectos que más lauros compartieron se destacaron Histrión, de Pinar del Río por Gente de mi ciudad y Teatro de Cámara, de Villa Clara por la pieza Ningún lugar está lejos.

La Carpa de Tin Marín, de Jatibonico con su puesta El último grito también resultó merecedora de reconocimientos.

Mientras que en la categoría de Mejor cartel se llevó el mayor de los aplausos el Grupo de Experimentación Escénica Punto de Giro, de Santiago de Cuba por el soporte promocional de Working sin Progress.

También en la gala se reconoció la asistencia de la compañía de teatro y danza infantil y juvenil La Andariega, de Camagüey, referente por su quehacer a nivel de país.

El XXIX Festival de teatro de aficionados Olga Alonso se despidió con el buen sabor de una mayor organización, así como el diseño y cumplimiento de un programa más coherente y atractivo. Máximas que no deberá perder y superar en el 2019.

No hay comentarios