Como cada mes de marzo regresa Arroyo Blanco en el municipio espirituano de Jatibonico el jolgorio campesino. Un encuentro de parrandas legendario en el tiempo y excelente portavoz de nuestras más genuinas tradiciones campesinas.
Días donde parrandas y parranderos son los protagonistas de una de las fiestas campesinas más populares de la región central del país. Donde la música, las décimas, las tonadas y el punto cubano, nombrado Patrimonio Cultural de nuestros campos muestran sus mejores galas.
Un encuentro que se traza estrategias para atraer a públicos jóvenes, donde están presentes los eventos teóricos, las exposiciones y ventas de artesanía.
Y otra vez que suenen las parrandas. Una muestra de que en Arroyo Blanco con la llegada del mes de marzo nace lo cubano.

No hay comentarios